sábado 23/1/21

El Vaticano niega que Bergoglio colaborase con la dictadura argentina

El Vaticano denunció ayer una campaña difamatoria contra el papa sobre su actuación durante la dictadura argentina y aseguró que las acusaciones “no tienen base, provienen de una izquierda anticlerical para atacar a la Iglesia y no hay motivos para arrojar sombras sobre la figura de Francisco”.

el papa francisco saluda a angelo sodano durante su encuentro con los 114 cardenales electores	efe
el papa francisco saluda a angelo sodano durante su encuentro con los 114 cardenales electores efe

El Vaticano denunció ayer una campaña difamatoria contra el papa sobre su actuación durante la dictadura argentina y aseguró que las acusaciones “no tienen base, provienen de una izquierda anticlerical para atacar a la Iglesia y no hay motivos para arrojar sombras sobre la figura de Francisco”.

Así lo manifestó el portavoz vaticano, Federico Lombardi. “La campaña contra Jorge María Bergoglio es bien conocida y se remonta desde hace varios años. La lleva a cabo una publicación caracterizada por campañas a veces calumniosas y difamatorias. La matriz anticlerical de esta campaña y de otras acusaciones contra Bergoglio es notoria y evidente”, dijo Lombardi.

El portavoz precisó que las acusaciones se refieren a la época en la que el ahora papa no era ni siquiera obispo, sino superior de los Jesuitas en Argentina y se asegura que no protegió a dos sacerdotes que fueron secuestrados durante la dictadura.

“Nunca ha habido una acusación concreta, creíble, contra él. La justicia argentina lo interrogó una vez pero como persona informada de hechos y jamás fue imputado por algo”, subrayó el portavoz, que agregó que el mismo papa ya negó, “de forma documentada”, las acusaciones.

Lombardi dijo asimismo que Bergoglio “hizo mucho para proteger a las personas durante la dictadura” y una vez nombrado arzobispo de Buenos Aires “pidió perdón en nombre de la Iglesia por no haber hecho bastante durante ese periodo. “Las acusaciones deben rechazarse con firmeza”, añadió.

También la orden jesuita en Alemania salió ayer al paso a la polémica por la presunta colaboración de Jorge Mario Bergoglio con la dictadura y afirmó que el sacerdote secuestrado por la Junta está “en paz” con el papa.

Franz Jalics, secuestrado en 1976 cuando Bergoglio era Provincial de Buenos Aires y actualmente retirado en la pequeña localidad bávara.

“Hizo las paces, están en paz”, insistió esa fuente que se remitió a la declaración del propio Jalics, que fue difundida ayer en la página de internet de la orden. “Deseo al papa Francisco la bendición de Dios en su pontificado”, expresa el sacerdote en ese comunicado.

Lombardi también contó que en estos días en los que sigue alojado en la residencia de Santa Marta, el papa se sienta a comer con los cardenales en la mesa donde haya un sitio libre.

El papa Francisco se mudará a su apartamento en el Vaticano una vez que estén acabados los normales trabajos de restauración.

Comentarios