jueves 26/11/20

Desmantelada una red que distribuía marihuana cultivada en laboratorios

La organización buscaba personas en paro o sin permiso de residencia para atender las plantas
La operación se desarrolló en localidades de Valencia, Castellón y Tarragona | EP
La operación se desarrolló en localidades de Valencia, Castellón y Tarragona | EP

La Policía Nacional detuvo a 17 personas y desmanteló seis laboratorios de producción de marihuana en localidades de Valencia, Castellón y Tarragona, que estaban “perfectamente preparados y equipados” de los aparatos necesarios para lograr varias cosechas al año de una sustancia que distribuían por Europa.

En la operación, los agentes se incautaron de 162 kilos de sustancia, que distribuían a “gran escala”, más de 3.000 plantas de marihuana, 9.000 euros, dos máquinas para envasado al vacío, varios móviles, un ordenador portátil y cuatro vehículos.

A los detenidos, de diferentes nacionalidades, se les considera presuntos autores de los delitos contra la salud pública, organización criminal, defraudación de fluido eléctrico, blanqueo de capitales, falsedad documental e infracción a la ley de extranjería.

Los agentes realizaron ocho registros domiciliarios en Paterna, Estivella, Beniparrell, Moncada y Godella (Valencia); Castellón y Ulldecona (Tarragona) y se intervinieron de 162 kilos en seco de marihuana –preparada y lista para su distribución–; 3.160 plantas; 9.000 euros; dos máquinas de envasado al vacío; varios móviles, un portátil y cuatro coches.

Olor

La investigación se inició el pasado mes de enero cuando los investigadores interceptaron un coche en Paterna que desprendía un fuerte olor a marihuana.

Los agentes detuvieron a los ocupantes, dos hombres de origen albanés, por infracción a la ley de extranjería e intentaron dar, sin éxito, los departamentos ocultos de sustancia estupefaciente, denominados “caletas”.

A partir de este momento, continuaron con las pesquisas y localizaron varios domicilios en los que cultivaba marihuana y que, a la vez, servían como lugares de residencia de los arrestados. Tras varias gestiones, los investigadores descubrieron todo un entramado criminal dedicado al cultivo y distribución de marihuana.

El centro de operaciones se situaba en Paterna, desde donde los máximos responsables de la red alquilaban viviendas en zonas residenciales de la Comunitat Valenciana y Tarragona con el fin de pasar “totalmente desapercibidos” e instalar en las viviendas laboratorios de cultivo “indoor”.

La organización reclutaba personas, muchas de ellas sin trabajo y sin permiso de residencia, para cuidar y recolectar.

Comentarios