La Cátedra Hijos de Rivera regenera suelos en plantaciones de eucalipto con otros cultivos

Uno de los cultivos que se plantaron bajo los eucaliptos/cedida

La Cátedra Hijos de Rivera-UDC, de la mano de la Fundación Galicia Sustentable, presenta los resultados de 18 meses de trabajo experimental en modelos de agricultura regenerativa que pongan en valor los recursos del entorno y permitan restaurar ecosistemas afectados por la actividad humana. El resultado fue la creación de más de 100 micro parcelas en el Concello de A Laracha, de las que se han extraído los resultados que ahora se presentan.


El director de la Cátedra Hijos de Rivera-UDC en Desarrollo Sostenible, Ángel Fernández Castro, ha puesto de manifiesto el compromiso de la investigación en el ámbito de la agricultura regenerativa. “Los resultados objetivos son prometedores y de utilidad social para el agro gallego” valoró expresando su intención de continuar impulsando el estudio iniciado, tanto en los referente a la evolución de los ensayos en marcha, como extendiéndolo a otros posibles cultivos.


Por su parte, Jose Manuel López, alcalde de A Laracha, señala que “la Fundación Galicia Sustentable está desarrollando un proyecto esperanzador para la prosperidad del rural. Desde una perspectiva ambiental, los resultados que hoy se presentan, demuestran que pequeñas transformaciones en los modelos de gestión pueden tener un impacto para una agricultura más sostenible. Estos buenos resultados refuerzan nuestra ilusión por los otros proyectos en marcha, especialmente los relacionados con la digitalización del sector primario".


Marcos Pérez, de la Fundación Galicia Sustentable, explica las dificultades iniciales de ciertos planteamientos: “Todas las personas con las que hablábamos daban por hecho que no se conseguirían buenos resultados, e incluso nosotros llegamos a pensarlo. Pero de eso se trata la experimentación, de probar cosas que no son evidentes y, al final, los buenos resultados conseguidos en este corto periodo de tiempo nos impulsan a seguir trabajando en esta y otras líneas de trabajo que pueden hacer un rural más próspero y sostenible”.


El proyecto se centra en la regeneración de suelos en plantaciones de eucalipto. Para ello, se aprovechan distintos tipos de biomasa y una secuencia de cultivos complementarios que favorecen la recuperación de la capacidad de suelos que actualmente ya están en uso en monocultivo intensivo de eucalipto.


Regenerar suelos con subproductos de proximidad

El análisis de la recuperación de capacidad productiva del suelo se realiza por métodos directos e indirectos. Los primeros son el resultado de la comparación de análisis de datos procedentes de laboratorio y los segundos a través de la observación de la capacidad productiva de las siembras y trasplantes.


Los resultados muestran que se ha conseguido un incremento de macronutrientes NPK (sodio, fósforo y potasio), si bien no se ha podido alterar, con estos métodos, la acidez de los suelos característica de las plantaciones de eucalipto.


Incremento de la biodiversidad

Por otra parte, la evolución y los análisis realizados sobre las siembras y trasplantes evidencian que los efectos fitotóxicos de la plantación intensiva de eucaliptos son muy leves en cuanto a la capacidad de germinación. La germinación ha tenido éxito, en mayor o menor medida, en todas las especies, y han mostrado su viabilidad en el eucaliptal los grelos y guisantes, las habas, judías, acelgas, zanahorias, patatas y fresas. Se ha producido la germinación pero con grandes dificultades de crecimiento en maíz, puerros y remolacha. Las excepciones en esta experimentación han sido la berenjena, melón, sandía y pimientos.


Aunque en muchos casos el manejo de las plantaciones ha sido más sencillo en cuanto a cuidados o mantenimiento en las plantaciones bajo eucalipto, las producciones finales mantienen unas diferencias abrumadoras en favor del manejo tradicional de los cultivos. No obstante, se sigue trabajando con las especies de mayor potencial, especialmente de frutos rojos (distintas variedades de frambuesas, arándanos, moras, arándanos, grosellas, goji y fresas) y de patata.


Agricultura frente al cambio climático

Otro de los resultados observados fue el incremento tanto del carbono total como de la materia orgánica, aspectos positivos de este manejo a través de acolchado vegetal para los cultivos, confirmando la posible contribución de los suelos como sumideros de carbono a través de la aportación de materia orgánica como planteó la iniciativa 4 por mil presentada en al COP21 de París.


En la web de la cátedra se pueden consultar los principales resultados obtenidos. 


NP cu00e1tedra   2


La Cátedra Hijos de Rivera regenera suelos en plantaciones de eucalipto con otros cultivos

Te puede interesar