domingo 25/10/20

Cae la mayor red de venta ilegal de medicamentos a través de internet

La Policía Nacional desarticuló la mayor red de venta ilegal de medicamentos a través de internet que funcionaba en España en una operación en la que se intervinieron 500.000 pastillas de fármacos para adelgazar o para la disfunción eréctil y detuvieron a 25 personas.

Parte de los medicamentos incautados ayer por la Policía Nacional | efe
Parte de los medicamentos incautados ayer por la Policía Nacional | efe

La Policía Nacional desarticuló la mayor red de venta ilegal de medicamentos a través de internet que funcionaba en España en una operación en la que se intervinieron 500.000 pastillas de fármacos para adelgazar o para la disfunción eréctil y detuvieron a 25 personas.
Los arrestados, de nacionalidad española, habían creado dos páginas web que funcionaban como farmacias virtuales en las que se ofertaba de forma ilícita una amplísima gama de este tipo de medicamentos que eran adquiridos a través de la denominada internet profunda a laboratorios de India a un precio muy bajo. Tal es así, según explicó en rueda de prensa el comisario de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía, Rafael Pérez, que esta red, asentada en el Puerto de Santa María (Cádiz), compraba cada pastilla por unos diez céntimos para venderlas a diez euros.
Así, las ganancias que podrían haber obtenido por esas 500.000 unidades ya retiradas del mercado negro ascendería a los cinco millones de euros. La entrada de estos productos se realizaba desde India a través de empresas de paquetería en pequeñas cantidades (cada envío unas 2.000 pastillas) que llegaban a un centro de distribución de Puerto de Santa María, donde eran distribuidas a clientes. La organización se encargaba de introducir cada “blíster” en su caja correspondiente.
Los investigadores mostraron su preocupación por la escasa concienciación social de los consumidores hacia este tipo de productos que no pasan controles sanitarios ni que son prescritos por ningún facultativo después de comprobar que esta organización tenía una cartera de más de 6.000 clientes. Muchos de ellos adquirían estas pastillas para luego revenderlas, en la mayoría de los casos a clubes de alterne donde se oferta a los clientes pastillas del tipo viagra a diez euros, pero otros son consumidores directos de estos productos que desconocen los efectos secundarios que puede tener su ingesta.
Tanto el inspector jefe de la sección de redes, Roberto Fernández, como el comisario de la brigada de investigación tecnológica, Pedro Pacheco, resaltaron que este tipo de negocios ilegales está actualmente en auge, como también el hecho de que las organizaciones criminales utilicen cada vez más criptomonedas bitcoin para sus transacciones con los proveedores, ya que dificultan la acción policial.

Comentarios