martes 27/10/20

La borrasca “Félix” deja un total de 671 incidencias en la comunidad gallega

El Centro Integrado de Atención a las Emergencias (CIAE) 112 Galicia registró un total de 671 incidencias a lo largo del episodio meteorológico adverso “Félix” que afectó a la comunidad autónoma durante el fin de semana.

La espuma producida por el batir de las olas que provocó la borrasca “Felix” durante el fin de semana llegó ayer a las casas en el puerto de A Guarda | salvador sas (efe)

El Centro Integrado de Atención a las Emergencias (CIAE) 112 Galicia registró un total de 671 incidencias a lo largo del episodio meteorológico adverso “Félix” que afectó a la comunidad autónoma durante el fin de semana.
El mayor número de intervenciones se produjeron en la provincia de A Coruña, en donde se contabilizaron 283 incidencias, seguida de la provincia de Pontevedra, con 264; Lugo con 73 y Ourense con 51 incidencias gestionadas. Los ayuntamientos más afectados fueron los de Santiago, Ames, Carballo y Bergondo, en la provincia de A Coruña; y Pontevedra, A Estrada y Vigo, en la provincia de Pontevedra.


Por otra parte, la mayoría de las incidencias estuvieron relacionadas con la caída de árboles y ramas en las carreteras y objetos varios en las vías de circulación. En concreto unos 400 casos causados por el fuerte viento que fueron gestionados durante todo el fin de semana por los servicios de Emergencias, según un balance facilitado ayer por ese órgano dependiente de la Xunta.
Ante la llegada del frente, la Xunta puso en alerta roja las zonas costeras de las provincias de A Coruña y Pontevedra por la posibilidad de que hubiera olas de hasta ocho metros e intensas precipitaciones.
Fuentes del servicios de Salvamento Marítimo, por su parte, indicaron que no registraron accidentes alguno ni durante la jornada ni durante la noche pasada. Las autoridades marítimas y portuarias estaban en situación de alerta con la recomendación de redoblar la vigilancia ante el temporal de lluvia, viento y oleaje que afectó a Galicia, Asturias y Cantabria.

Los efectos del temporal comenzarán a remitir hoy, aunque se espera una jornada marcada por los cielos cubiertos y las precipitaciones, especialmente en las primeras horas del día. Así, según la predicción de Meteogalicia, ente dependiente de la Consellería de Medio Ambiente, la cota de nieve se situará por encima de los 1.000 metros. Además, señala que las lluvias volverán a generalizarse con la caída de la noche. Las temperaturas mínimas sufrirán un ligero descenso y las máximas continuarán sin cambios. Los vientos soplarán del sur, flojos con intervalos moderados, con más intensidad por la mañana en el litoral norte.  
El río Támega, en Ourense, volvió a la normalidad ayer tras ser decretada la situación de alarma el sábado por el aumento de su caudal a consecuencia de las fuertes lluvias. La borrasca obligó a decretar el aviso rojo en el litoral gallego durante la madrugada del sábado.

Así, el alto de Xesteiras, en Cuntis (Pontevedra), registró la racha máxima de viento con 131,3 kilómetros hora, seguida por Castro Vicaludo, en Oia (Pontevedra), con 128,6 y Penedo do Galo, en Viveiro (Lugo), con 126,6 kilómetros por hora. En cuanto a las precipitaciones, el valor máximo se alcanzó en Entrimo (Ourense), donde se recogieron 64,3 litros por metro cuadrado. Avión (Ourense) (59,7), Santa Comba (A Coruña) (55,3) y Fornelos de Montes (Pontevedra) (55,3) fueron otros de los lugares donde más llovió ayer.
A nivel estatal, numerosos ríos también alcanzaron sus máximos de caudal con riesgo de desbordamiento. Ayer, varios puntos de ríos de la cuenca del Duero estuvieron bajo riesgo de desbordamiento en las provincias de Ávila, Burgos, Palencia y León.

Comentarios