Un 32% de los hogares españoles con menores y un solo trabajador son pobres

Tener un empleo es importante para poder mantener un hogar| EP

El 32% de los hogares españoles con menores y un solo trabajador son pobres, lo que sitúa a España con la segunda tasa de pobreza laboral más elevada de Europa, después de Rumanía, según un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y el Centro de Estudios Demográficos (CED).


El estudio, que publicó ayer la revista Perspectivas Demográficas, analizó la relación entre pobreza laboral y pobreza infantil, una relación a la que, según los investigadores, se había prestado poca atención en España.


En base a datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (2017-2020), las investigadoras del CED en la UAB, Alba Lanau y Mariona Lozano, han visto que la pobreza laboral y la infantil están estrechamente ligadas, lo que permite sacar nuevas conclusiones al respecto.


Pobreza laboral

El estudio señala que la pobreza laboral en España se concentra en hogares con menores, y particularmente en los hogares con menores y un solo trabajador: el 32% de estos vive en pobreza laboral.


“Hay hogares, sobre todo los que cuentan con niños, donde a pesar de que alguno de sus miembros trabaja, siguen siendo pobres”, dijo Lanau.

Según el estudio, “la pérdida o disminución de ingresos de un adulto incrementa el riesgo de pobreza en un contexto en que dos salarios son, a menudo, necesarios para evitar la pobreza. Numerosos estudios han destacado las dificultades que experimentan las madres para entrar o mantenerse en el mercado laboral, así como la vinculación entre maternidad y menores salarios”.


La probabilidad de salir de la pobreza para hogares sin menores y donde la persona responsable del hogar tiene un contrato fijo es del 43%, mientras que la cifra se reduce al 26% para hogares en la misma situación donde viven menores, y al 21% en hogares con menores donde el responsable del hogar tiene un trabajo temporal.


Según el estudio, esta dificultad llega al 8% en el caso de familias numerosas, que sufren estos problemas.


Pese a que el aumento del número de menores en el hogar incrementa la probabilidad de entrar en pobreza laboral, solo una pequeña parte de las entradas, en torno al cuatro por ciento, se asocia a ello. 

Un 32% de los hogares españoles con menores y un solo trabajador son pobres

Te puede interesar