Los expertos alertan de que si los Franco retiran elementos de Meirás se perderá su “sentido histórico”

Los abogados de los Franco, minutos antes del inicio de la vista en la antigua Audiencia de A Coruña | Javier Alborés

El enfrentamiento por Meirás sigue vivo en los tribunales, que ahora tratan de dirimir sobre la titularidad del mobiliario existente en As Torres de Pardo Bazán. Cuando se cumple un año de su apertura a la ciudadanía y con un retraso de ocho meses respecto a la citación inicial, marcada para octubre del año pasado y pospuesta hasta en dos ocasiones, a noviembre y a enero de este 2022l. Esta última también se aplazó a petición de la Administración del Estado y de la Xunta, que solicitaron su suspensión al conocer la entrada, solo unos días antes, del informe pericial elaborado a petición de los Franco.

 

La vista para aclarar la titularidad del contenido del inmueble, toda vez que ésta no se había establecido cuando se determinó que la propiedad del “continente” correspondía a la Administración del Estado, se celebró en la antigua Audiencia de A Coruña y, aunque estaba previsto que continuase este viernes, quedó visto para resolver tras las conclusiones de las partes personadas en la cuestión: el Estado, la Xunta, la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Sada y el de A Coruña, así como los herederos de Francisco Franco Bahamonde.

 

Pérez Lorenzo asegura que “alguna pieza aún conserva la etiqueta 
de Patrimonio Nacional”

 

 

Las cuatro administraciones implicadas apelaron al “valor histórico” de los bienes que reclaman los nietos del dictador para rechazar su retirada de Meirás.

 

Así, el Estado pidió la “entrega completa”, en alusión a los bienes que han sido objeto de discusión en la vista de cuestiones incidentales propuestas para determinar cuáles forman parte de Meirás.

 

En concreto, defiende la titularidad de 133 piezas, de las que 55 eran materia de discusión, aunque al inicio de la vista los Franco renunciaron a cinco, incluidos unos escudos, un monolito y una escultura de San José.

 

 

 

REIVINDICACIÓN
Las “expectativas” del Ayuntamiento de Sada

El Ayuntamiento de Sada reclama todos los muebles del pazo excepto los que los Franco acrediten haber incorporado con posterioridad a la muerte del dictador, en 1975.
El alcalde, Benito Portela, explicó, antes de acceder a la sala, que tiene “muchas expectativas” de recuperar esas propiedades e incidió en que “presentamos un informe pericial muy preciso y detallado realizado por Manuel Pérez Lorenzo para demostrar la titularidad de los muebles”, dijo Portela.
DECISIÓN
Un informe rechazado por “extemporáneo”

El historiador Manuel Pérez Lorenzo, que declaró como testigo y no como perito tras rechazar el juez la pretensión del Ayuntamiento de Sada –por considerar que su informe pericial se presentó fuera de plazo– indicó que el traslado de bienes en disputa “supondría una merma del valor histórico y cultural del conjunto”.
“Muchos elementos, más de los que se podía imaginar, se adscriben a antes de 1938”, apuntó aclarando, además, otros elementos que estaban antes de 1975, como regalos al dictador.

 

 

 

 

Testigos

 

Tras escuchar a los testigos y a los distintos expertos, que incidieron en el valor histórico de estas piezas, los abogados expusieron sus conclusiones, en las que sostuvieron que retirarlas afectaría tanto al estado del inmueble como a los propios elementos, algunos de ellos anteriores a 1938, mientras que la familia Franco consideró que la inmensa mayoría son sustituibles, no están conectados con el edificio, o no aportan valor al recinto de Meirás.

 

Entre los bienes detallados están elementos como mesas y bancos de piedra; un sarcófago; estatuas, blasones, un mural, así como pilas bautismales y otros elementos en el interior de una capilla como unos ángeles y un atril, además de los emplazados en el exterior, y que la familia rechaza que tengan una “vocación de permanencia” como sí alegaron las administraciones para descartar que puedan retirarse, al vincular esos bienes al propio pazo y su “valor histórico y didáctico”, apuntó, en una extensa declaración como testigo, el historiador Manuel Pérez Lorenzo.

 

También lo refrendaron los peritos aportados por la Xunta y la Administración del Estado, que insistieron en que perderían su  “significado histórico y arquitectónico” si salen de Meirás.

 

Un aspecto al que apuntaron todas las administraciones y, en particular, la del Estado, cuyo abogado se refirió a los elementos que los herederos reclaman de la capilla, como unos ángeles, indicando que “pretenden que se quede solo el suelo, las paredes y el techo”, en alusión a los Franco.

 

“Son elementos de culto sustituibles por otros santos”, intervino la representante de la familia quien señaló que pierden su valor por estar en otra ubicación. “Si no no habría museos”, apostó la letrada de los nietos de Franco. 

 

 

 

“El atril de la capilla lo hizo doña Carmen en una clase de manualidades”, dice el guardés

El guardés que estuvo en el pazo desde 2003 hasta 2020 declaró como testigo y aseguró que la hija del dictador, Carmen Franco Polo, trasladó muebles a Meirás hasta poco antes de morir, pues sentía que era su hogar a todos los efectos, e incluso relató que el atril situado en la capilla lo hizo la propia “Doña Carmen Franco en unas clases de manualidades que recibía en Madrid”. 
Además, también se refirió a los cuadros pintados por Ignacio Zuloaga, e indicó que él mismo los colgó en el interior del  pazo, pues son algunas de las piezas cuya propiedad reclaman los Franco.


Por su parte, el historiador y experto Manuel Pérez Lorenzo afirmó que existe mucha documentación, con fotografías y vídeos, que demuestran que numerosos bienes estaban allí con Emilia Pardo Bazán o durante la etapa de Franco.
La mesa situada en la torre de levante, en el piso superior, donde Pardo Bazán escribió algunas de sus obras más importantes o las sillas aparecen en numerosas imágenes, y “hay algún elemento que conserva la etiqueta de Patrimonio Nacional”, recalcó sobre muebles que tienen señales de que fueron inventariados en su momento en Meirás. 

Los expertos alertan de que si los Franco retiran elementos de Meirás se perderá su “sentido histórico”

Te puede interesar