lunes 09.12.2019

La UE fija las líneas rojas de la negociación del Brexit y reclama a Londres garantías sobre los ciudadanos

Los Veintisiete aprobaron ayer las orientaciones y líneas rojas de la futura negociación sobre el Brexit, que fijan como prioridad el respeto a los derechos de los ciudadanos tanto europeos como británicos, un área en la que opinan que Londres no ha dado hasta la fecha las suficientes garantías.

Los Veintisiete celebraron ayer una cumbre extraordinaria en Bruselas sobre el Brexit | OLIVIER HOSLET (efe)
Los Veintisiete celebraron ayer una cumbre extraordinaria en Bruselas sobre el Brexit | OLIVIER HOSLET (efe)

Los Veintisiete aprobaron ayer las orientaciones y líneas rojas de la futura negociación sobre el Brexit, que fijan como prioridad el respeto a los derechos de los ciudadanos tanto europeos como británicos, un área en la que opinan que Londres no ha dado hasta la fecha las suficientes garantías.

La cumbre extraordinaria aprobó las llamadas “directrices” de la negociación del Brexit, uno de los pasos previos al inicio de las discusiones entre Bruselas y Londres, que comenzarán formalmente después de las elecciones británicas del próximo 8 de junio. Esas orientaciones dejan claro que la primera prioridad de la UE en las negociaciones será “acordar unas garantías recíprocas para salvaguardar el estatus y los derechos derivados del Derecho europeo” tanto de los ciudadanos europeos como de los británicos hasta la fecha de la salida del Reino Unido de la UE.

En ello insistió ayer el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y añadió que hay 4,5 millones de ciudadanos, tanto europeos en el Reino Unido como británicos en la Unión Europea, que se van a ver afectados por el Brexit. “En las últimas semanas hemos escuchado de manera reiterada de nuestros amigos británicos que están preparados para un acuerdo sobre este punto rápidamente. Pero necesitamos garantías reales para nuestra gente que vive, trabaja y estudia en el Reino Unido, y lo mismo para los británicos”, añadió Tusk.

Residencia
El texto aprobado subraya que esas garantías deben ser “efectivas, aplicables, no discriminatorias y completas e incluir el derecho a adquirir la residencia permanente tras un período continuado de cinco años de residencia legal”. Insiste además en que los ciudadanos deben poder ejercer sus derechos a través de procedimientos “ligeros y sencillos”.

Tusk advirtió a Londres de que “para alcanzar un progreso real, necesitamos una respuesta británica seria. Tan pronto como el Reino Unido ofrezca garantías reales, podremos llegar rápidamente a una solución”. También el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se refirió a la necesidad de que el Reino Unido dé “verdaderas garantías” de que va a respetar los derechos de los ciudadanos. Indicó asimismo que el voto del Brexit afecta a veces de manera “trágica” a los ciudadanos y que “hay que tomar en serio las preocupaciones de los afectados”.

Por otra parte, los estados miembros recalcaron su “unidad” sobre los principios que guiarán las futuras negociaciones. Sin embargo, el propio presidente de la CE reconoció que esa unidad corre el riesgo de resquebrajarse a lo largo de la negociación.
“Será complicado mantener la unidad que hemos sido capaces de construir hoy, pero haremos todo lo posible para retenerla”, admitió Juncker.

Por otro lado, se incluyó a petición de Irlanda una declaración que deja claro que Irlanda del Norte pasaría a formar parte de la Unión Europea automáticamente en el caso de la eventual reunificación en ese país.

Comentarios