lunes 21/9/20
UCRANIA CRISIS

Embajador ucraniano denuncia la presión del Ejército ruso en las fronteras

El embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, ha asegurado hoy que 40.000 efectivos del Ejército ruso permanecen cerca de las fronteras ucranianas, una situación "lamentablemente tensa" que, ha denunciado, busca provocar "disturbios y nuevas anexiones".

El Rey Juan Carlos conversa con el embajador de Ucrania, Serhii Pohoreltsev (d), durante el acto celebrado en el Palacio Real en el que recibió las cartas credenciales de los nuevos embajadores en España, el pasado mes de enero. EFE/Archivo
El Rey Juan Carlos conversa con el embajador de Ucrania, Serhii Pohoreltsev (d), durante el acto celebrado en el Palacio Real en el que recibió las cartas credenciales de los nuevos embajadores en España, el pasado mes de enero. EFE/Archivo

El embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, ha asegurado hoy que 40.000 efectivos del Ejército ruso permanecen cerca de las fronteras ucranianas, una situación "lamentablemente tensa" que, ha denunciado, busca provocar "disturbios y nuevas anexiones".

En una entrevista con Efe tras el encuentro que ha mantenido en el Senado con el presidente de esta Cámara, Pío García-Escudero, el embajador ucraniano ha dicho que confía en los acuerdos alcanzados en Ginebra el pasado 17 de abril, aunque ha añadido que Rusia "incumple sus obligaciones" y continúa con "provocaciones" al mantener efectivos militares y grupos de agentes especiales en la parte oriental del país.

Pohoreltsev, que espera que se supere el conflicto, ha sostenido que Ucrania está dando "pasos concretos" para la estabilización del país.

Entre ellos figura el proyecto del Gobierno -que ya está en el Parlamento- de conceder la amnistía a las personas que formaban parte de los grupos separatistas y que actuaban en las manifestaciones, "siempre que no hayan cometido delitos graves, como asesinato".

Pohoreltsev ha añadido que las fuerzas de seguridad ucranianas han frenado "la fase activa de la operación antiterrorista" y toman medidas para requisar las armas no registradas que todavía circulan entre la población.

El embajador dice tener un "gran interés" en que la parte rusa cumpla con lo pactado en Ginebra, aunque ha reconocido que las "evidencias" no le permiten ser "optimista".

Ha recordado además que si Rusia no cumple lo pactado, la Unión Europea iniciará la tercera fase de sanciones -energéticas y económicas-.

Respecto al inicio de la crisis, ha considerado que las autoridades rusas aprovecharon el cambio de gobierno ucraniano para dar "un golpe por la espalda" con la anexión de Crimea, una acción que Ucrania "no reconocerá nunca" porque debe preservar su "soberanía e integridad territorial".

"Crimea es parte integral de Ucrania", ha sentenciado el embajador, quien ha acusado a Rusia de no aceptar las fronteras ucranianas -establecidas en 1991, cuando el país obtuvo la independencia-, y de aprovechar un cambio de gobierno "muy necesario en Ucrania" para anexionarse el territorio de Crimea.

Ha explicado que las manifestaciones en su país comenzaron tras la decisión del Gobierno del depuesto presidente Víktor Yanukóvich de frenar la firma del acuerdo de asociación con la UE, un paso que Ucrania necesita para "seguir adelante" y avanzar en democracia.

Además, también ha argumentado que el Ejecutivo anterior no fue capaz de garantizar el desarrollo democrático del país y las reformas necesarias, un reto al que Ucrania se enfrenta ahora.

Para el embajador, la integración en la UE es una "prioridad" porque Ucrania quiere el "desarrollo democrático, económico y social" que permita al país ser "una parte del mundo civilizado".

Para ello, ha recalcado que la ayuda financiera concedida tanto por la UE como por el Fondo Monetario Internacional (FMI) es de gran importancia, porque la crisis económica mundial y la particular situación ucraniana hacen necesario ese apoyo.

Comentarios