jueves 22/10/20

El partido de Rousseff y Lula convoca a su militancia a apoyar las protestas en Brasil

El Partido de los Trabajadores (PT), de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva, instó a su militancia a apoyar las protestas que ayer se repitían en Brasil contra los pésimos servicios públicos del país.

manifestantes participan en una protesta	efe/marcelo sayao
manifestantes participan en una protesta efe/marcelo sayao

El Partido de los Trabajadores (PT), de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva, instó a su militancia a apoyar las protestas que ayer se repitían en Brasil contra los pésimos servicios públicos del país.
Las protestas, que se repiten desde hace días en decenas de ciudades, tuvieron como detonante un alza de tarifas del transporte, pero han ido sumando otras reclamaciones, como la corrupción, la degradación de la salud y la educación públicas y de los servicios en general.
Frente a esa presión, que ha movilizado a cientos de miles de personas, varios ayuntamientos anularon el aumento de las tarifas del transporte.
A la revocación del alza se sumó el miércoles Sao Paulo, donde comenzaron las protestas y que tiene como alcalde a Fernando Haddad, del PT, quien se había mostrado reticente a aceptar las demandas del Movimiento Pase Libre, que está a la cabeza de las manifestaciones y se dice ajeno a los partidos políticos.
Tras el anuncio hecho por Haddad, el presidente del PT, Rui Falcao, divulgó una nota en la que manifestó su solidaridad con los movimientos sociales que protestan e instó a la militancia del partido a respaldarlas. “El PT saluda las manifestaciones de la juventud y de otros sectores sociales que ocupan las calles en defensa de un transporte público de calidad y barato”.
Por otra parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió ayer a las autoridades de Brasil investigar si hubo “abuso de poder” por parte de las fuerzas de seguridad en la represión de las protestas sociales y expresó su preocupación por la violencia.
 Por otro lado, la policía y un grupo de manifestantes se enfrentaron ayer cerca del estadio donde se ina a jugar el partido entre Uruguay y Nigeria por la Copa Confederaciones.
Los agentes, desplegados con equipos antidisturbios para proteger el acceso al estadio, respondieron con decenas de bombas de gas lacrimógeno a una lluvia de piedras y objetos lanzada por un pequeño grupo violento.
“Sin violencia, sin violencia”, gritaban los manifestantes a la policía, al tiempo que la abucheaban. El enfrentamiento ocurrió a tres kilómetros del estadio. Posteriormente, al lugar llegaron unidades de policía montada para reforzar la seguridad.
La protesta, que congregó a varios miles de personas, se había iniciado cinco horas antes del partido.

Comentarios