lunes 18/1/21

El Ejército sirio ataca una aldea de los rebeldes y mata a diez niños mientras jugaban

Un ataque aéreo del Ejército sirio en un pueblo controlado por los rebeldes cerca de Damasco mató a 10 niños que estaban jugando al aire libre, según la Comisión General de la Revolución Siria y las secuencias de un vídeo en las que se ve a los residentes recogiendo los cuerpos de los jóvenes desgarrados por la metralla.

Imagen de televisión que muestra el cadáver de una niña siria
Imagen de televisión que muestra el cadáver de una niña siria

Un ataque aéreo del Ejército sirio en un pueblo controlado por los rebeldes cerca de Damasco mató a 10 niños que estaban jugando al aire libre, según la Comisión General de la Revolución Siria y las secuencias de un vídeo en las que se ve a los residentes recogiendo los cuerpos de los jóvenes desgarrados por la metralla.

Los niños salieron en medio de la tregua acordada en la localidad de Deir al-Asafir, un pueblo a 12 kilómetros al este de Damasco, cuando varios aviones de combate comenzaron a atacar a los residentes.

Los testigos afirman que las fuerzas del régimen utilizaron bombas de racimo

Las imágenes de vídeo tomadas por los activistas muestran los cadáveres de dos niñas en una calle en el pueblo con heridas en el cuello y la cabeza. También se ve a una mujer sollozando mientras coge a una de las chicas y abraza su cuerpo sin vida.

Otros dos chicos muertos, uno herido en la cabeza y otro en el rostro, se pueden ver en el asiento trasero de un coche. Varios hombres recogieron los cadáveres de otros dos niños.

“Ninguno de los fallecidos eran mayores de 15 años”, dijo Abu Kassem, un activista del pueblo.

Los menores salieron a la calle después
de pactarse una tregua en la zona

“No había combatientes dentro de Deir al-Asafir cuando se produjo el atentado. Están en las afueras. Este fue un bombardeo indiscriminado”, añadió. Abu Kassem dijo que las bombas lanzadas por los aviones de combate eran bombas de racimo. “Hemos recogido 70 de estos artefactos”, dijo otro hombre.

A principios de este mes, el jefe de la ONU de Asuntos Políticos informó al Consejo de Seguridad de informes certeros que apuntaban a que el Ejército sirio ha utilizado bombas de racimo en su lucha contra la revuelta, que dura ya 20 meses.

Las bombas de racimo están prohibidas por un tratado de Naciones Unidas de 2010, aunque Siria, Israel, Rusia y Estados Unidos no firmaron el pacto.

Entretanto, durante la jornada de ayer, la localidad de Idleb, en el norte del país, fue escenario de enfrentamientos intensos entre los leales al régimen del presidente Bachar al Asad, y los insurgentes.

combates

En Deraa, en el sur, también se registraron combates en la zona de Al Sheij Meskin, así como bombardeos contra la localidad de Kahil.

Los Comités de Coordinación Local destacaron que hubo varias víctimas, entre muertos y heridos, por el impacto de un proyectil en un mercado de Al Sheij Meskin. Por su parte, la red Sham explicó que los efectivos del régimen intentaron irrumpir en el barrio de Al Basatin, en Damasco, lo que derivó en choques con los rebeldes.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente debido a las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar.

Comentarios