sábado 11.07.2020

EEUU se escuda en que todos espían para solventar la crisis de confianza

El Gobierno de EEUU ha optado por escudarse en que todos los países espían ante la crisis de confianza manifestada por sus aliados, especialmente en Europa, que consideran que las prácticas

Un activista disfrazado de Obama sostiene un cartel en la que se puede leer: “Lo siento, Angela”	efe
Un activista disfrazado de Obama sostiene un cartel en la que se puede leer: “Lo siento, Angela” efe

El Gobierno de EEUU ha optado por escudarse en que todos los países espían ante la crisis de confianza manifestada por sus aliados, especialmente en Europa, que consideran que las prácticas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) sobrepasan los límites de lo permisible.
En este 2013 “ya no existe la privacidad”. Si la canciller alemana, Angela Merkel, o el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, “piensan que son inmunes a la disponibilidad masiva de información personal y privada están profundamente equivocados”, dijo Steffen Schmidt, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Estatal de Iowa.
“Los rusos, los chinos, los franceses y sí, también los estadounidenses, están llevando a cabo vigilancia minuto a minuto de importantes objetivos”, anotó este analista.
Marc Fisher, columnista de “The Washington Post”, parafrasea al estadista británico del siglo XIX Lord Palmerston para recordar que “los países no tienen amigos, tienen intereses”, al sostener que espiar a naciones extranjeras aliadas “no viola las prácticas habituales de las relaciones internacionales”.
En esa misma línea de argumentación se están moviendo los jefes de la inteligencia estadounidense.
El Director Nacional de Inteligencia, James Clapper, dijo este martes en una audiencia ante el Congreso que tratar de determinar las intenciones de los líderes extranjeros, ya sea mediante un acercamiento a ellos o accediendo a sus comunicaciones, es una “máxima fundamental” de los servicios de espionaje de cualquier país.
Mientras, el director de la NSA, el general Keith Alexander, dejó claro en la misma audiencia que son “completamente falsos” los informes de prensa acerca de que esa agencia recopiló millones de registros telefónicos de ciudadanos en Francia, España y otros países europeos.
Por su parte, la embajada de Estados Unidos en Berlín descartó ayer permitir a las autoridades alemanas el acceso a sus instalaciones, donde se supone que se encuentra un sistema de escuchas de sus servicios de inteligencia.
En España, la Fiscalía practica ya algunas diligencias encaminadas a determinar el espionaje masivo, mientras la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió ayer prudencia y precisó que la colaboración entre servicios de inteligencia se solventan en la comisión de secretos oficiales del Congreso.

Comentarios