domingo 24/1/21

Corea del Norte amenaza al Sur con una “dura reacción” si no retira los altavoces que emiten propaganda

La península coreana se encuentra al borde de la guerra por culpa de las provocaciones de Corea del Sur y Estados Unidos, afirmó ayer Kim Hyong Jun, embajador norcoreano en Moscú. “En los últimos días debido a las provocaciones políticas y militares de EEUU y Corea del Sur la situación en la península coreana está al borde de la guerra”, dijo Kim.
 

Un soldado surcoreano retira altavoces de una zona desmilitarizada al norte de Seúl, en 2004 	efe
Un soldado surcoreano retira altavoces de una zona desmilitarizada al norte de Seúl, en 2004 efe

La península coreana se encuentra al borde de la guerra por culpa de las provocaciones de Corea del Sur y Estados Unidos, afirmó ayer Kim Hyong Jun, embajador norcoreano en Moscú. “En los últimos días debido a las provocaciones políticas y militares de EEUU y Corea del Sur la situación en la península coreana está al borde de la guerra”, dijo Kim.
En relación a los altavoces que emiten propaganda contra Pyongyang en territorio fronterizo surcoreano, el diplomático subrayó: “La guerra psicológica contra el Norte es, en esencia, un abierto acto de agresión y una vil provocación político-militar contra nuestro país”. Y avisó de que la “dura reacción” norcoreana “será inevitable” si Seúl no acepta el ultimátum y no retira los altavoces que emiten propaganda antinorcoreana en la frontera.
“Nosotros no estamos interesados en una escalada de la tensión en la península coreana, pero Estados Unidos y Corea del Sur sí lo están”, aseguró.
Además, recordó que en las inmediaciones de la península coreana todos los años transcurren “numerosas maniobras militares conjuntas entre EEUU y Corea del Sur”. “Ellos no ocultan que el objetivo de esas maniobras masivas es prepararse para la guerra y la ocupación de nuestro país para derrocar a nuestro régimen político. Por ello, nosotros debemos reforzar nuestro arsenal de contención nuclear”, señaló. Negó también que Corea del Norte hubiera efectuado la víspera disparos de artillería contra territorio surcoreano y acusó a Seúl de utilizar esa falsa excusa para lanzar 36 obuses de artillería contra los puestos policiales norcoreanos, lo que tachó de “irracional provocación militar”.
El líder norcoreano, Kim Jong-un, convocó ayer una reunión de emergencia de la Comisión militar central del Partido de los Trabajadores, en la que ordenó a sus tropas de primera línea fronteriza que se preparen para el combate. Las órdenes de Kim reflejan la elevada tensión que se ha generado entre las dos Coreas tras desatarse el jueves el incidente más grave desde el bombardeo norcoreano de la isla fronteriza de Yeonpyeong en 2010.

Comentarios