jueves 26/11/20

Bruselas recibe la carta que activa el Brexit y May recalca que “no puede haber marcha atrás”

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, recibió ayer a las 13.20 horas la notificación formal del Gobierno británico para activar el proceso del Brexit y negociar su salida del boque comunitario, cuyas condiciones deberán pactarse en un plazo máximo de dos años.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, recibió ayer a las 13.20 horas la notificación formal del Gobierno británico para activar el proceso del Brexit y negociar su salida del boque comunitario, cuyas condiciones deberán pactarse en un plazo máximo de dos años.

El embajador de Reino Unido ante la UE, Tim Barrow, entregaba la misiva a Tusken la que May invoca el artículo 50 del Tratado de Lisboa y comienza el proceso de desconexión con la Unión Europea, poniendo fin a 44 años de encuentros y desencuentros entre el continente y el Gobierno británico.

Donald Tusk advirtió en una comparecencia ante los medios que “no es un día feliz” ni para Londres ni para el resto del Europa. En su breve declaración, afirmó que el objetivo debe ser “controlar los daños” de la salida de un Estado miembro y “minimizar los costes” que la desconexión pueda tener para los ciudadanos, empresas y los países.

constructivo
Los líderes de la Unión Europea a Veintisiete aspiran a poder llegar a un acuerdo en el marco de unas conversaciones “constructivas” y porque el resultado sea que la Unión Europea encuentre en Reino Unido un “socio estrecho”, leyó Tusk en un mensaje firmado por los Estados miembros.

El presidente del Consejo Europeo recordó que hasta que se consolide su salida, Reino Unido sigue siendo un miembro de pleno derecho de la Unión Europea, por lo que las leyes europeas se seguirán aplicando “a Reino Unido y dentro de Reino Unido” hasta el día en que abandone el club.

Con la rúbrica de May y la entrega de la carta ante el Consejo Europeo, Reino Unido inicia el proceso formal para salir del bloque comunitario. La primera ministra británica, Theresa May, comunicaba ayer ante la Cámara de los Comunes la activación del Artículo 50 , “conforme a los deseos del pueblo”.

May sostuvo que deben aprovechar circunstancia para impulsar una mayor unidad en el país y insistió en la necesidad de llevar al mismo tiempo el acuerdo que regulará la futura relación del país con la Europa de los Veintisiete. “Reino Unido quiere acordar con la UE una asociación profunda y especial que incluya tanto la cooperación económica como de seguridad”, destacó May en la misiva que hizo llegar al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

“Para lograrlo, creemos que es necesario acordar los términos de nuestra futura relación junto con los de la retirada de la UE”, defendió la mandataria, advirtiendo de que si las negociaciones culminan sin acuerdo, “tendremos que comerciar en virtud a los términos de la Organización Mundial de Comercio”.

Principios
Asimismo, May ha propuesto una serie de “principios” de cara a las negociaciones. En primer lugar, que ambas partes se traten “de forma constructiva y con respeto” y que pongan a “nuestros ciudadanos siempre primero”.
Igualmente, sostiene que ambas partes deberán trabajar juntas para lograr “un acuerdo integral” y para “minimizar las alteraciones y dar la mayor certeza posible” y que pongan a “nuestros ciudadanos siempre primero”.

“Este es un momento histórico para el que no puede haber marcha atrás”, sostuvo May, en un discurso en la Cámara de los Comunes, en el que subrayó que la negociación ofrece una oportunidad para que Reino Unido emerja “más fuerte y justo” .

Como ya había hecho en otras ocasiones, Theresa May insistió en que dejar la UE no significa salir de Europa y aprovechó para elogiar los valores liberales y democráticos de la UE, lo que generó gritos y risas entre parte de los parlamentarios.

Por su parte, el ministro de Finanzas británico, Philip Hammond, sostuvo que el Reino Unido tendrá que hacer concesiones a la UE para alcanzar un acuerdo positivo. “Tiene que ser un acuerdo que funcione para Reino Unido y para sus socios de la UE, esa es la única manera en que podemos lograr un acuerdo. Pero confío en que como hemos explorado en los últimos nueve meses con nuestros socios haya un encuentro de mentes suficientes en esta cuestión”, agregó.


Sin respuestas
Mientas, la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, reiteró activación del proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea constituye un “salto al vacío”.

“No hay ninguna duda de que lo que está pasando ayer representa una especie de salto al vacío”, sostuvo en declaraciones a la BBC.

Sturgeon subrayó que aunque el referéndum sobre la salida de la UE se celebró hace casi nueve meses “la primera ministra aún no puede contestar a preguntas básicas como qué supondrá el Brexit para las empresas, para la economía en general y para el tipo de sociedad en el que vivimos”.

La ministra principal recibió este martes el respaldo del Parlamento escocés a sus planes de celebrar un segundo referéndum en Escocia sobre la independencia de Reino Unido antes de que el país abandone definitivamente la UE.
May ya dejó claro que “no es el momento” y su Gobierno recalcó el martes que no discutirá el asunto mientras esté inmerso en el proceso de negociación del Brexit.

En este sentido, Sturgeon indicó que esta misma semana enviará al Gobierno británico una carta para solicitar conversaciones sobre la segunda consulta. Según ha aclarado, en ella se fijarán la expectativas del Ejecutivo escocés de que se respete “la voluntad, el mandato, del Parlamento escocés”.

Por su parte, el primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, aseguró ayer que la carta refleja las preocupaciones del Gobierno de Dublín y la posición especial que ocupa el país ante este divorcio.

Kenny, quien efectuó esas declaraciones a la cadena pública RTE desde Malta, indicó que las conversaciones mantenidas con su colega británica, Theresa May, sirvieron para reconocer el impacto que tendrá el Brexit. n

Comentarios