viernes 22.11.2019

Bruselas mira al Reino Unido ante la etapa de incertidumbre de la prórroga

May explora la posibilidad de someter a votación vías alternativas para materializar 
la ruptura

Theresa May abandona una rueda de prensa | STEPHANIE LECOCQ (efe)
Theresa May abandona una rueda de prensa | STEPHANIE LECOCQ (efe)

La pelota del Brexit vuelve a estar en el tejado del Reino Unido después de que la Unión Europea (UE) acordara en la noche del jueves dar a Londres una prórroga corta, que abre un escenario de incertidumbre tras el que el Gobierno británico se verá forzado a decidir.

“El destino del Brexit está en manos de nuestros amigos británicos. En la UE estamos preparados para lo peor pero esperamos lo mejor”, explicó ayer el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al término de la cumbre europea.

Oficializar la decisión
En la segunda jornada de cumbre celebrada ayer, los líderes oficializaron la decisión tomada anoche, que también avaló el Reino Unido, y enviaron una carta con los detalles del acuerdo al representante permanente británico ante la UE, Tim Barrow.

“Esta decisión deja claro que durante la duración de la extensión el Reino Unido sigue siendo un Estado miembro con todos sus derechos y obligaciones bajo los tratados y las leyes europeas. La extensión excluye también cualquier renegociación del acuerdo de salida”, señala el Consejo en un comunicado.

Por primera vez en dos años, el próximo 29 de marzo sale del calendario como la fecha en la que el Reino Unido iba a abandonar la Unión Europea y despeja las dudas más inmediatas sobre si el Parlamento británico respaldará la próxima semana el acuerdo de salida, después de haberlo rechazado en dos ocasiones.

Negociaciones frenéticas
La prórroga acordada ayer entre los líderes de los países de la UE, tras seis horas de negociaciones frenéticas en las que se manejaron varias posibles extensiones, recoge un primer escenario optimista en el que la “premier” conservadora británica, Theresa May, consigue el apoyo para su acuerdo al tercer intento.

No obstante, pocos en Bruselas confían en que May logre que una mayoría de parlamentarios vote favorablemente al pacto, una sensación que se acrecentó tras el intercambio de impresiones con la “premier” previa al debate sobre la extensión.

“No es que no crea en los milagros, pero son poco frecuentes”, resumió el primer ministro belga, Charles Michel, a su salida de la cumbre, mientras que su homólogo holandés, Mark Rutte, dijo que sitúa las posibilidades de ratificación en un “50-50”.

Theresa May, intentará volver a someter a votación el acuerdo del Brexit la próxima semana, aunque explora al mismo tiempo la posibilidad de dar a elegir a los diputados vías alternativas si el pacto vuelve a ser rechazado.

Si el Parlamento continúa rechazando el acuerdo, que ya fue tumbado en dos ocasiones por amplia mayoría, el Reino Unido tendrá ante sí tres opciones: abandonar el bloque sin un pacto, cancelar su salida o solicitar una prórroga más larga.

Ante la perspectiva de que los parlamentarios tomen el control del proceso del Brexit, el Ejecutivo estudia convocar él mismo una votación con varias posibilidades si no logra ratificar el acuerdo.
Fuentes del Gobierno aseguraron al canal Sky News que se está diseñando un voto para dar a elegir a los diputados siete vías distintas, entre ellas cancelar el Brexit, celebrar otro referéndum, salir sin acuerdo de la UE y mantener al Reino Unido integrado.

Comentarios