martes 4/8/20

Un ataque terrorista en el corazón de Nueva York deja cuatro heridos

Un ataque terrorista en la principal estación de autobuses de Nueva York dejó ayer cuatro heridos, entre ellos el presunto autor, Akayed Ullah, un joven de 27 años y de origen bangladeshí que fue detenido tras la explosión.

La Policía patrulla en las inmediaciones de la terminal de autobuses de la Autoridad del Puerto, en Nueva York  | Justin Lane (efe)
La Policía patrulla en las inmediaciones de la terminal de autobuses de la Autoridad del Puerto, en Nueva York | Justin Lane (efe)

Un ataque terrorista en la principal estación de autobuses de Nueva York dejó ayer cuatro heridos, entre ellos el presunto autor, Akayed Ullah, un joven de 27 años y de origen bangladeshí que fue detenido tras la explosión.
En plena hora punta, el sospechoso hizo detonar un artefacto casero en un túnel que conecta la terminal de autobuses de la Autoridad del Puerto de Nueva York con el metro suburbano de la plaza de Times Square, según las autoridades.
El atacante podría tener simpatías con el Daesh, según aseguró el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien añadió que se cree que el hombre fabricó el artefacto siguiendo instrucciones obtenidas en internet y explicó que solo estalló el detonante químico del explosivo, “pero no la bomba en sí”, por lo que no tuvo “el efecto deseado”.

Quemaduras
De los cuatro heridos, Ullah fue el que registró lesiones de mayor importancia, con quemaduras y laceraciones en las manos y en el abdomen, mientras que las otras tres víctimas sufrieron daños leves causados por la detonación, incluyendo dolores de cabeza y en los oídos.
Las autoridades no confirmaron informaciones de que el detenido lanzase gritos en favor del Daesh, aunque el jefe de la Policía de Nueva York, James O’Neill, señaló que “hizo una declaración” antes de la detonación, sin detallar qué dijo. El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, y el gobernador Cuomo ofrecieron una rueda de prensa en la que confirmaron la motivación terrorista del ataque.
De Blasio aseguró que “el individuo no tuvo éxito en su propósito” y agradeció a los servicios de emergencia su rápida respuesta y coordinación. El artefacto estalló a las 07.20 hora local en un túnel que conecta la terminal de autobuses de la Autoridad del Puerto de Nueva York y Nueva Jersey con las estaciones del metro de Times Square.

El servicio del metro, que usan a diario seis millones de personas, sufrió alteraciones por la explosión, pero dos horas después la circulación de trenes se había recuperado casi al completo. “Seamos claros: como neoyorquinos, nuestras vidas giran en torno al metro, y es por eso que cuando oímos que ha habido un ataque en el metro, se convierte en algo increíblemente perturbador”, declaró De Blasio, que descartó que hubiese ninguna amenaza activa en la ciudad. La prensa local informó de que el atacante dijo a los agentes desde su cama en el hospital: “Han bombardeado mi país y yo quería hacer daño aquí”.
Mientras, un medio de comunicación vinculado con el Daesh sugirió que el ataque estaría vinculado a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel, una información que no ha sido confirmada.
El atentado es el segundo que sufre la ciudad en el último mes y medio. El pasado 31 de octubre, un inmigrante uzbeko seguidor del Daesh mató con una furgoneta a ocho personas en Manhattan.
Cuomo calificó el artefacto explosivo de “aparato de muy baja tecnología” y reconoció que Nueva York es un “objetivo internacional” para los terroristas porque es un símbolo de “libertad”.

Comentarios