jueves 26/11/20

El 66513 decide no viajar y deja todo el Gordo de la Lotería en Madrid

El premio Gordo del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, el 66513, hizo aparición a las 11.57 horas en el quinto alambre de la séptima tabla, cantado por Lorena Stefan y Nicole Valenzuela, las dos niñas del Colegio de San Ildefonso que ya lo hicieron en 2015.

El premio Gordo del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, el 66513, hizo aparición a las 11.57 horas en el quinto alambre de la séptima tabla, cantado por Lorena Stefan y Nicole Valenzuela, las dos niñas del Colegio de San Ildefonso que ya lo hicieron en 2015.
En esta ocasión, los cuatro millones de euros a la serie que repartía el Gordo se quedaron en Madrid, para regar con su tradicional lluvia de millones a quienes adquirieron su décimo en la Administración número 32. Se repetía así la historia, ya que el primer premio también tocó en la capital hace 200 años, en 1816, y hace 100 años, en 1916. Tocaba pues en 2016.
Y aunque no salió muy viajero, el Gordo también acabó repartiendo 20 millones de euros en el barrio de Matiena, en Abadiño (Vizcaya). Aunque se había vendido en Madrid, la Administración de Abadiño realiza, desde hace dos años, un intercambio de décimos con la madrileña del paseo de la Esperanza.
Decenas de personas acudieron a la Administración para celebrar entre gritos de alegría y cava. Los dueños de la oficina, Agustín y María José, todavía no se lo creían: “Estamos muy felices por toda la gente que ha comprado aquí su décimo”. Según contaron, hace cuatro meses regentan este negocio del número cuatro del paseo de la Esperanza.
Mariángeles fue una de las agraciadas. Llevaba un décimo y quince años sin trabajo. Regentaba una frutería con su marido que tuvieron que cerrar cuando a él le dio un ictus. “Estoy súper contenta y lo primero que voy a hacer es un viaje. Lo demás, lo invertiré en vivir y en ayudar a mi hija con los estudios”, explicó. A Marian y a su madre Juani les han tocado 400.000 euros a cada una. La hija, que se ha enterado en la oficina, se ha escapado para ir a contárselo a su madre en persona “no sea que le fuera a dar algo” del susto. Además de los vecinos, los principales agraciados son los residentes y trabajadores de una residencia de ancianos cercana, “Peñuelas”, donde se formó un revuelo al conocerse la noticia. “No tenía nada para dejar a mi familia y ahora les dejo la Lotería”, contaba Pepa, una mujer de 92 años que afirmaba encontrarse “feliz” de poder ayudar a sus dos hijos, seis nietos y nueve bisnietos, con los que va a compartir los 1,2 millones de euros.
Asimismo, a lo largo de la mañana, se conocieron en directo y por la televisión las historias de algunos periodistas que resultaron premiados con el Gordo. Así, en La Sexta, el presentador Antonio Ferreras concedió el día libre al periodista Vicente Barrionuevo, que había tenido la fortuna de ganar el primer premio. También se lo llevó la periodista de Telemadrid Elena Miñambres, a quien se lo regaló su suegra.

Comentarios