lunes 30/11/20

El Supremo confirma la pena de 20 años para el asesino de Lupe Jiménez

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de veinte años de cárcel para el marido de Lupe Jiménez por asesinarla de dieciséis puñaladas en febrero de 2014, cuando la víctima estaba embarazada de cinco semanas.

Familiares de la mujer asesinada	archivo ec
Familiares de la mujer asesinada archivo ec

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de veinte años de cárcel para el marido de Lupe Jiménez por asesinarla de dieciséis puñaladas en febrero de 2014, cuando la víctima estaba embarazada de cinco semanas.
El alto tribunal rechaza íntegramente el recurso de José Luis C., que pretendía que se le aplicase la atenuante de obcecación, basándose en que había discutido con su esposa antes del crimen, y que se le anulase la agravante de alevosía.
El 24 de febrero de 2014, el hombre, que viajaba en un vehículo junto a su mujer, la golpeó repetidamente en la cabeza y la cara, y sirviéndose de un instrumento cortante le asestó tres puñaladas en el cuello, una en la muñeca y doce en la región anterior del tórax, produciéndole la muerte inmediata.
De acuerdo con la sentencia del tribunal del jurado de la Audiencia de Pontevedra, que en cuanto a las penas de prisión fue ratificada por el Superior de Galicia, el ataque del hombre fue sorpresivo e inesperado para la víctima, hasta el punto de que no pudo ni tuvo oportunidad de defenderse.
La mujer asesinada tenía seis hijos y en el momento de los hechos estaba embarazada de cinco semanas.
El acusado conocía esa circunstancia y, aunque no tenía intención de provocar la inviabilidad del feto, sabía que se podía producir y no le importaba que ocurriera, como de hecho se produjo, según se recoge en el fallo.

agravante
El Supremo confirma la circunstancia agravante de alevosía a tenor de que el ataque fue sorpresivo e inesperado, que la víctima presentaba dieciséis puñaladas y que en la autopsia no se detectó ninguna herida de defensa ni restos de ADN del agresor en sus uñas.
La sentencia confirmada por el alto tribunal aplica además al acusado la agravante de parentesco y la atenuante de confesión.
Además, por vía de responsabilidad civil, el acusado deberá indemnizar a los hijos menores de la víctima, al tiempo del fallecimiento, en la cantidad de 60.000 euros y en 30.000 euros a los mayores. n

Comentarios