El patrón del Pitanxo, de vuelta a España, no pudo sortear un fallo del motor

Juan Padín, el patrón del Villa de Pitanxo, que esta medianoche estará de regreso en Galicia, perdió el martes pasado en aguas canadienses, después de una repentina avería en el motor principal, el control de este arrastrero gallego a bordo del cual estaban 24 marineros, de los que sólo tres se salvaron.


El avión que traslada a los tres supervivientes, que son, aparte del capitán, su sobrino Eduardo Rial y el ciudadano ghanés Samuel Kwesi, partió en esta jornada, a las seis y diez de la tarde hora española, del aeropuerto de San Juan de Terranova, pero antes de ese vuelo el armador del buque, Pesquería Nores, ya tenía la información sobre lo sucedido.


Y la explicación de "un fallo grave" es la que le trasladaron José Antonio Nores e Iván Nores, de Pesquería Nores, empresa dueña de la embarcación, a las familias, en una reunión de tres horas celebrada en la Autoridad Portuaria de Marín (Pontevedra).


Lo que ocurrió, en base a la información facilitada por Padín, fue una "parada repentina" del motor principal durante la maniobra de virada del aparejo, es decir, en plena recuperación de la red, pues estaban faenando. Allí andaban a la pesquería del fletán.


A consecuencia de ese mal funcionamiento, la nave, de 50 metros de eslora, quedó sin "propulsión" ni "gobierno" posible y expuesta a un viento infernal y a unas olas de altura más que considerable, sufriendo además constantes golpes de mar que lo escoraron, hasta que el océano lo engulló de una forma muy rápida.


Pesquería Nores, que ampliará esta información, pues indagarán en profundidad sobre las causas, ha mostrado este 21 de febrero, día de luto nacional, su total disposición a que las tareas de localización de los doce marineros que permanecen desaparecidos, la mitad de la dotación, se reanuden "cuanto antes".


La Fiscalía de Pontevedra ha avanzado en un comunicado que acelerará lo máximo posible los trámites para la declaración de fallecimiento de esta docena de pescadores. Tal declaración es necesaria para realizar diversos trámites, entre ellos, la gestión de pensiones de viudedad u orfandad, así como los procesos hereditarios.


Los parientes de los tripulantes cuyos cuerpos no han sido localizados han dicho en varias de sus intervenciones a lo largo de la jornada que "el mejor homenaje a la bandera y a las familias" es seguir buscándolos, porque muertos ya saben que están, según ha remarcado la portavoz María José de Pazo, pero quieren un último intento de localización.


"Y cada hora que pasa es fundamental", opinan unánimemente.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que ha mantenido una reunión con todos los afectados en la compostelana Ciudad de la Cultura, ha emplazado a "utilizar todos los mecanismos al alcance" para no dar por zanjada la búsqueda.


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado, con carácter previo, que las autoridades canadienses le han trasladado que, en cuanto mejoren las condiciones meteorológicas, "ayudarán" en las labores de búsqueda de los marineros desaparecidos.


En una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa junto a la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, Sánchez ha avanzado que en el encuentro que tendrá con las familias les trasladará el "máximo compromiso" del Gobierno que, ha destacado, ha estado trabajando "día y noche" tras una de las mayores tragedias de la navegación española.


El presidente del Gobierno ha expresado también su "profundo agradecimiento" al despliegue puesto en marcha por Canadá y por las autoridades de Labrador y Terranova.


Con corbata negra y flanqueado por sendas banderas de España con crespones negros con motivo del luto oficial, Sánchez ha trasladado de nuevo sus condolencias y solidaridad a las familias y los amigos de los fallecidos y desaparecidos. 

El patrón del Pitanxo, de vuelta a España, no pudo sortear un fallo del motor

Te puede interesar