domingo 20.10.2019

En Marea pide a los diputados críticos que renuncien a su acta si no aceptan su propuesta de senador

Los opositores a Villares validan a espaldas de su líder la propuesta para que Sande vaya a la Cámara Alta

En Marea pide a los diputados críticos que renuncien a su acta si no aceptan su propuesta de senador

La dirección de En Marea ha dado un ultimátum a los diputados críticos con el portavoz orgánico y parlamentario, Luís Villares, para que renuncien a su acta si no desisten en su intención de proponer a José Manuel Sande para convertirse en senador por designación autonómica y acatan el nombre impuesto por la cúpula del partido instrumental, Mariló Candedo.


Así lo indicó la viceportavoz de la coordinadora de En Marea, Ana Seijas, horas después de que los diputados críticos (mayoría en el grupo parlamentario) formalizasen la propuesta para que Sande sea electo como senador en virtud de la condición de segunda fuerza que ostenta En Marea en la Cámara gallega.


De este modo, la dirección de En Marea da de margen hasta el viernes (día en el que, a las 13.30 horas, concluye el plazo para registrar propuestas para senador) para que los ocho diputados que votaron a favor de Sande en el proceso interno desarrollado en el seno del grupo acaten el nombre de Mariló Candedo.


De no hacerlo, la cúpula del partido instrumental pedirá a estos parlamentarios (Antón Sánchez, Paula Quinteiro, Marcos Cal, Luca Chao, Julia Torregrosa, Carmen Santos, Ánxeles Cuña y Manuel Lago) que renuncien a su acta por haber cometido una “infracción muy grave” del código ético de En Marea y haber incumplido los compromisos adquiridos en 2016 para figurar en las listas de las elecciones autonómicas.
En una reunión sin presencia de Villares –quien también se ausentó de la junta de portavoces de la Cámara– y los tres diputados que lo respaldan, los críticos con el portavoz validaron ayer en el Parlamento la propuesta del exconcejal coruñés José Manuel Sande para convertirse en senador por designación autonómica, puesto que corresponde a En Marea como segunda fuerza.

Sin reconocimiento
Sin embargo, de manera previsible estos diputados desoirán la petición de dimisión de la cúpula de En Marea pues no reconocen a la dirección de la organización que lidera Luís Villares como órgano superior al que el grupo parlamentario se deba.


Además, la coordinadora decidió suspender de militancia a los ocho diputados que firmaron el escrito designando a Sande como senador. De este ultimátum y de la suspensión quedan excluidos los tres diputados afines a Villares (Davide Rodríguez, Paula Vázquez Verao y Pancho Casal), Flora Miranda (votó a la propuesta de la dirección) y Eva Solla (se abstuvo en la votación interna).


Además, la dirección quiere que, en el caso de que los diputados señalados decidan ignorar su petición y mantengan su acta, estos parlamentarios “abandonen” el grupo de En Marea “al resultar evidente que no representan” a la organización “ni tienen la intención de hacerlo”.

Ana Seijas no concretó si Villares, en su condición de portavoz parlamentario, seguirá adelante con su propuesta para senadora a instancias de la dirección de En Marea y registrará el nombre de Candedo para el cargo antes de las 13.30 horas del viernes. Esto obligaría a pronunciarse a la Mesa del Parlamento sobre a cuál proposición otorga validez, si a la de los diputados críticos (mayoría de ocho sobre 14 en el grupo) o a la del portavoz del grupo. Se trataría, de confirmarse, de una situación sin precedentes en la historia de la Cámara gallega.

Ruptura “por Podemos”
La situación abierta deja al borde de la ruptura definitiva al grupo de En Marea, que podría ver como alguno de los dos bloques en los que se dividen sus representantes en O Hórreo acaba en el grupo mixto. Si esto ocurre, según Seijas, “la responsabilidad no será de En Marea” sino de los diputados “que no acatan” lo que marca la dirección “por la que se presentaron” en las elecciones.

Así las cosas, En Marea culpó de la crisis abierta en el seno del grupo a la dirección de Podemos y a su líder estatal, Pablo Iglesias, al que acusa de promover el “golpismo político” y el “transfuguismo” en el grupo parlamentario.

Comentarios