Galicia multiplica incendios hasta 6.360 hectáreas y varios núcleos en riesgo

Declarado riesgo para núcleos poblados en otros 2 incendios en Lugo y Ourense. foto Eliseo Trigo

La comunidad gallega ha cerrado la jornada del domingo con dieciséis incendios forestales que queman 6.360 hectáreas, casi el doble que hace 48 horas, y múltiples núcleos de población en riesgo en las provincias de Lugo y Ourense, informa la Consellería do Medio Rural.
 
La reactivación del incendio en Carballeda de Valdeorras (Ourense), parroquia de Riodolas, que estaba estabilizado, ha multiplicado el área quemada desde las 1.100 hectáreas de este mediodía hasta las 2.400 y ha llevado a la activación de la situación dos, de riesgo para núcleos poblados, porque las llamas han alcanzado la aldea de Candeda.
 
En la zona ha habido desalojo de viviendas en varios puntos y cuenta con el trabajo de la Unidad Militar de Emergencias, que también está en Folgoso do Courel junto al resto de medios.
 
Folgoso do Courel (Lugo) tiene tres fuegos activos también en situación de riesgo para núcleos poblados, uno en Vilamor cercano al núcleo de Parada de Montes, con 1.000 hectáreas; otro también en Vilamor con 300 hectáreas; y un tercero en Seceda, con 1.100 hectáreas -que eran 500 este mediodía-.
 
En las últimas horas, la presencia de dos incendios activos, uno procedente de Portugal, a Oímbra (Ourense) y su proximidad a los núcleos de Videferre y San Cibrao ha llevado a activar aquí también la situación dos.
Y también existe riesgo para núcleos en otro incendio en A Pobra de Brollón (Lugo), parroquia de Saa, donde afecta a unas 670 hectáreas y permanece activo.
 
A este se suma otro fuego activo en la misma parroquia que empezó el mismo día y ya afecta a 50 hectáreas.
El municipio de Quiroga (Lugo) ha sufrido otros tres incendios, pero solo uno permanece activo desde el viernes, con 90 hectáreas afectadas.
 
Están controlados desde la pasada noche un fuego localizado en la parroquia de Outeiro que afecta a una superficie de 250 hectáreas y otro en la parroquia de Nocedo, que quema 15 hectáreas, una superficie corregida tras una estimación superior durante el sábado.
 
En Vilariño de Conso (Ourense) un incendio activo ha quemado ya 160 hectáreas en la parroquia de Pradoalbar.
En Ribadavia (Ourense) sigue controlado, desde la tarde del sábado el fuego que empezó en la parroquia de Ribadavia y que afecta a 65 hectáreas.
 
También en Rodeiro (Pontevedra) está bajo control un fuego que había empezado en la parroquia de Guillar el jueves y ha quemado 200 hectáreas.
 
A todos estos fuegos se les han sumado otros dos que empezaron este mediodía en Palas de Rei (Lugo), parroquia de Ramil, y Antas de Ulla (Lugo), parroquia de Santa Mariña do Castro de Amarante, ambos con unas 20 hectáreas.
Otro incendio en Cervantes (Lugo), parroquia de Donís, había empezado el jueves y no había crecido, aunque en las últimas horas ya ha superado las 20 hectáreas.
 
El conselleiro do Medio Rural, José González, había afirmado esta mañana que todos los fuegos estaban perimetrados, pero horas más tarde la situación se descontroló y las llamas se multiplicaron de forma rápida.
La Consellería trabaja en todos estos incendios forestales, que suman 6.360 hectáreas, casi el doble respecto al inicio del fin de semana, cuando ardían 3.530.
 
Los incendios siguen la evolución habitual, en la que pasan de activos a estabilizados, después a controlados y, por último, a extinguidos.

Galicia multiplica incendios hasta 6.360 hectáreas y varios núcleos en riesgo

Te puede interesar