viernes 27/11/20

Educación quiere a todo el profesorado de 2º de bachillerato en los centros a partir del lunes

El protocolo de la Xunta permite a las direcciones movilizar docentes y decidir sobre el número de alumnos por aula en función de la seguridad
Educación quiere a todo el profesorado de 2º de bachillerato en los centros a partir del lunes. Archivo
Educación quiere a todo el profesorado de 2º de bachillerato en los centros a partir del lunes. Archivo

La Consellería de Educación, Universidade e Formación Profesional llamará a todo el profesorado que imparte 2º de bachillerato a incorporarse el próximo lunes a la actividad presencial en los centros gallegos.

A pesar de ello, la Xunta cederá a las direcciones la potestad de movilizar a más docentes en función de que lo requiera el cumplimiento de las medidas de seguridad y el número de alumnos que acuda durante el regreso voluntario a las aulas en la fase II.

Estas son algunas de las medidas incluidas en el 'proyecto de protocolo de reinicio de la actividad lectiva', que el departamento dirigido por Carmen Pomar abordará este miércoles con los sindicatos docentes en la mesa sectorial de la enseñanza.

El documento recoge numerosas de las instrucciones y recomendaciones facilitadas el viernes por el Ministerio de Educación y que parten de las medidas habituales de seguridad ante la COVID-19, pero aplicadas a las dinámicas de los centros: distancia de dos metros o mascarilla en aulas o mascarilla y transporte escolar, turnos de entrada y salida, control de aforos, procedimientos de higiene y desinfección, entre muchos otros

No obstante, el borrador de la Xunta establece una serie de matizaciones de cara a la organización de grupos, el control del alumnado y la disposición de recursos sanitarios y humanos, que recaerán en gran medida en la dirección de los centros y en el profesorado llamado a trabajar a partir del lunes.

Además de los de 2º de bachillerato, los centros podrán solicitar la presencialidad de más docentes para garantizar el cumplimiento de las medidas de protección, que dependerá sobre todo del alumnado que acuda a las clases de refuerzo a partir de la fase II (la incorporación será voluntaria).

En el caso de segundos cursos de FP medio o superior, se realizará un horario de atención presencial a los alumnos sin formación en centro de trabajo y la dirección también tendrá que determinar las necesidades docentes para atender a los módulos de formación de adultos.

La actividad en el aula podrá ser retransmitida de forma telemática y el resto del cuerpo docente mantendrá las clases de forma 'online'. La atención a los alumnos se podrá realizar desde el domicilio o desde el propio centro, que de nuevo podrá requerir su presencia en función de las necesidades tanto académicas, como de evaluación o de tipo administrativo.

MASCARILLA OBLIGATORIA

Tanto alumnos como profesores estarán obligados a usar máscaras a través del centro, aunque podrán prescindir de ellas dentro del aula y siempre y cuando se garanticen las medidas de distancia establecidas.

El protocolo de Educación prevé, además, una dotación de elementos de señalización y de mascarillas de protección a los centros, aunque dependerá de estos la administración tanto el inventario de estos materiales, su distribución o su reposición en cuanto resulten insuficientes, además de otros equipos como geles, dispensadores, pañuelos desechables o productos de limpieza.

El centro tendrá que vigilar, además, el sobrecoste por este material derivado de la actividad durante la pandemia y vigilar el consumo adecuado.

Por otro lado, el equipo directivo podrá adaptar el número de alumnos de cada grupo en función de la capacidad del aula y el cumplimiento de las medidas de distanciamiento.

Los docentes controlarán los movimientos del alumnado tanto en la entrada y salida del centro, en el interior o en los recreos. Se habilitarán, en caso de que sea posible, diferentes puntos para cada nivel educativo, una zona de entrada y otra de salida o turnos distanciados en el tiempo.

La circulación de personas en los corredores funcionará en dos sentidos, y el profesorado también será el encargado de vigilar por el orden del material y su desinfección por parte del alumnado.

La biblioteca contará con un aforo máximo de 15 alumnos y el préstamo de libros estará permitido, pero las devoluciones se situarán cajas identificadas y aisladas durante un mínimo de 14 días antes de regresar a los estantes.

Durante los recreos, se limitarán espacios, en la medida de lo posible, para permitir el distanciamiento a grupos de 50 alumnos de dos a dos metros.

MATERIAL Y LIBROS DE TEXTO

Por otro lado, los padres podrán acudir durante la fase II a los centros para recoger el material de sus hijos. Para ello, las direcciones habilitarán un modelo organizativo por turnos o horarios para evitar aglomeraciones.

La devolución y recogida de libros de texto del presente curso se podrá realizar hasta el 7 de julio, salvo para el caso de ESO (el alumno podrá quedarse con el manual específico en el caso de contar con alguna materia pendiente hasta el 7 de septiembre),

En todo caso, será cada centro el que establezca el sistema y la fórmula para la devolución de manuales.

La entrega de libros del fondo solidario del próximo curso se realizará en septiembre, preferentemente, tanto para primaria como para secundaria, con el fin de dejar un plazo prudencial al tratarse de elementos que estuvieron manipulados.

A pesar de ello, los manuales tendrán que permanecer aislados en cajas identificativas durante un mínimo de 14 días antes de iniciar el reparto entre el alumnado.

Comentarios