Estilo Ideal

La actitud del verano

La ideóloga de Lidera con Actitud, Lucía Canabal

Bienvenidos a lidera con actitud, un espacio de amor, conexión y abundancia.

 

¿Tienes el calendario de actitudes en tus manos? Si aún no lo estas disfrutando, te animo a bajarte el pdf  gratuito en mi pagina web www.lideraconactitud.com

 

Este mes de agosto comenzamos con la actitud de generosidad, que implica apelar a la conciencia colectiva. Un resultado que beneficia a los demás y a uno mismo. La actitud de la generosidad es  inspiradora, sabe recibir y también dar.

 

 

 Es una actitud fluida que reconoce los talentos de los demás. Es desinteresada y está siempre a favor del bien del otro.

 

La generosidad es una acción voluntaria que supone dar u ofrecer algo al prójimo y  está ligada a la bondad. Ofrece no esperar nada a cambio,  solo la satisfacción y el beneficio de la otra persona.

 

Es una actitud que reconoce a los demás por lo que son. No juzga, contempla desde su verdad, sin emitir ningún juicio al respecto.

 

En el momento que te acoge, sientes una satisfacción enorme. Es expansiva y disfrutona, cuanto más ofrece, más se expande.

 

La generosidad es una virtud que no puede ser impuesta. No implica dar aquello que no tenga valor, sino que implica ofrecer aquello que lo tenga. Su causa es el amor y su efecto para las personas que lo reciban.

 

La generosidad se manifiesta de varias formas. Ser generosos en tiempo, afecto o amor son formas intangilbles y también serlo a través de objetos materiales, que son bienes tangibles. Es importante destacar que no solo está en lo material ser generoso, sino que los actos de amor y tiempo son igualmente importantes.

 

Con vuestro permiso, aquí quiero hacer un inciso. Las mujeres somos creadoras y las que somos madres, desde un primer momento, sentimos la sensación de generosidad incondicional hacia nuestros hijos. La relación de madre a hijos implica amor incondicional y aquí la generosidad emana de forma natural y sincera.

 

Cada vez valoro más el tiempo y la conversación con las personas, la escucha activa es un acto de generosidad que implica consciencia y amor. 

 

Hay numerosos actos de generosidad que están alineados con el dar y ofrecer. Te dejo algún ejemplo: tiempo, palabras bonitas, amabilidad, silencios, escucha, respeto, reconocimiento al otro….

 

Personalmente en esta actitud  me siento muy a gusto.  Desde muy pequeña, siento la habilidad de ayudar y aportar a los demás, disfruto potenciando  los talentos naturales de las personas. Mi mayor anhelo es que cada uno de nosotros logremos expresarnos desde nuestra verdad y que nos transformemos en personas más plenas por lo que somos y no por lo que socialmente se considera que tenemos que hacer.

 

La generosidad es amor. Mostrar al mundo tu granito de amor es vivir desde la abundancia, confiar en la vida y ser tu mejor versión en cada momento. Tu aportación es muy importante, vibrar alto y sentir que no estás solo y que todos somos uno en busca de nuestra verdad, tan especial y única.

 

La generosidad es saber vivir desde la bondad, creando un espacio abierto y reconociendo a los demás sin esperar nada a cambio. El simple acto de dar por amor.

 

¿En qué area de tu vida te gustaría implementar más esta actitud? 

 

Con este programa quiero que comiences un viaje hacia una vida más consciente con mis mejores herramientas “las actitudes de vida”.

 

Os dejo aquí varias frases de lo que me inspira la generosidad:


“La generosidad es amor”.

“La generosidad es tiempo”.

“La generosidad es escucha”.

“La generosidad es bondad”.

“La generosidad es grandeza.”

“La generosidad es vivir sin esperar nada a cambio”.

“La generosidad  es vibrar alto”.

“La generosidad es  amable”.

“La generosidad es conexión.”

“La generosidad es potenciar a los demás”.

“La generosidad es reconocer a los demás”.

“La generosidad está al servicio de la humanidad”.

 

¿Con qué frase resuenas más?


Te escucho y te leo en mis canales de Instagram, Spotify y YouTube de @lideraconactitud 


Gracias por acompañarme para lograr una vida más plena y auténtica.

 

Un saludo cariñoso,

 

Lucía

La actitud del verano

Te puede interesar