viernes 18/9/20

Turull no alude a la república y tiende la mano al rey y a Rajoy

El candidato de JxCat a la presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, ofreció ayer mano tendida y “diálogo, diálogo y diálogo” tanto al Gobierno central como al rey

Vista general del Parlament | a. estévez (efe)
Vista general del Parlament | a. estévez (efe)

El candidato de JxCat a la presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, ofreció ayer mano tendida y “diálogo, diálogo y diálogo” tanto al Gobierno central como al rey para abordar la situación de Cataluña, y no se ha referido a la república que proclamó el Parlament el 27 de octubre.

En el pleno de investidura en la Cámara, pidió que este diálogo sea bilateral y sin renuncias: “Mano tendida. Por nosotros no quedará que haya mano tendida si hay la más mínima respuesta y esperanza de recibir la mano tendida del jefe del Estado o del Gobierno español”.
Turull matizó que la búsqueda de diálogo no significa caer “en debilidades, ni renuncias”, pero no hizo referencias a desplegar la república, impulsar un proceso constituyente ni celebrar una multiconsulta, cuestiones que sí incluye el pacto de Govern que firmaron JxCat y ERC.

“Nos volvemos a ofrecer para dialogar con el Gobierno. Que todo el mundo vea que por nosotros no quedará. Pedimos sentarnos en una misma mesa, de gobierno a gobierno”, y aseguró que el Govern del que formó parte, cesado por el artículo 155, siempre apostó por esta vía.
Puso ejemplos históricos de diálogos que fructificaron aunque a priori parecía difícil, como el del presidente catalán Francesc Maciá con el Gobierno de la II República y el de Adolfo Suárez con Josep Tarradellas: “¿Por qué ahora no se quiere hablar? ¿Por qué no ha de ser posible el diálogo y la negociación?”.

Reproches por el 1-O
Una de las pocas referencias indirectas al proceso soberanista fue cuando defendió “la victoria incontestable de las fuerzas independentistas” en las elecciones del 21 de diciembre.

Turull criticó las cargas policiales del 1 de octubre y ha lamentado que se vulneraron los derechos fundamentales con “ataques a las escuelas” que hacían de puntos de votación, y definió la palabra “libertad” como una oportunidad de los catalanes para ser mejores.
Se reivindicó como un presidente para todos los catalanes sin excepción y que luchará a favor de la cohesión social, y concluyó: “Nos necesitamos a todos para un país mejor para todos. Hay que seguir juntos”.
Turull tiene que comparecer hoy ante el Tribunal Supremo, que podría dictar su reingreso en prisión, y se refirió a ello sin citarlo de forma explícita: “Algunos tenemos que hacer muchos kilómetros y ya saben a dónde, y no hace falta que se lo recuerde”.
El candidato añadió que, ante su situación judicial, lo más confortable para él hubiera sido renunciar a ser presidente, pero aseguró que entonces no podría mirarles a los ojos a sus hijas y ni a su mujer: “No agacharemos la cabeza ante la injusticia, el miedo y las amenazas”.

Turull lució en la solapa de la chaqueta la insignia de conseller de la Generalitat –lo fue hasta su cese por la aplicación del artículo 155–, y también un lazo amarillo que simboliza la petición de libertad de los “presos políticos”, en alusión a Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.
Ya en su intervención final, cuando la CUP oficializó su rechazo a apoyarle, Turull, remarcó que el soberanismo tiene la “altísima responsabilidad” de llegar a un acuerdo y en este sentido prometió perseverar para conseguir un pacto para la segunda votación.

Comentarios