martes 1/12/20

Sánchez recibe gritos y abucheos en su primer desfile del 12-O como presidente

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, fue abucheado en el primer desfile militar del 12 de octubre al que asiste como jefe del Ejecutivo y durante el que escuchó gritos q

Pedro Sánchez y su mujer se situaron por error junto a los reyes durante el besamanos posterior al desfile | ballesteros (efe)
Pedro Sánchez y su mujer se situaron por error junto a los reyes durante el besamanos posterior al desfile | ballesteros (efe)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, fue abucheado en el primer desfile militar del 12 de octubre al que asiste como jefe del Ejecutivo y durante el que escuchó gritos que le calificaban de “okupa” y que le pedían la convocatoria de elecciones generales.
Los reyes, que fueron recibidos con aplausos, presidieron este desfile junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía con motivo del Día de la Fiesta Nacional y que quedó algo deslucido por el mal tiempo ya que obligó a suspender prácticamente la totalidad del sobrevuelo de aviones previsto.
Una ceremonia en la que por primera vez la princesa Leonor se situó a la derecha de su padre, el rey, en un gesto con el que se hace visible su condición de heredera de la Corona.
Desde una hora antes del inicio del desfile fueron llegando las autoridades a la plaza de Lima de Madrid, donde se ubicó la tribuna principal para el seguimiento de este acto.
Sánchez lo hizo unos minutos antes que los reyes, y fue al descender de su vehículo oficial cuando escuchó los primeros silbidos, abucheos, gritos de “fuera, fuera” e, incluso, algún insulto. "No voy a ser menos que González y Zapatero", comentó, en alusión a los expresidentes socialistas Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Este fue increpado especialmente en 2009 y 2010, hasta el punto de que su Gobierno intentó pactar un protocolo contra los abucheos.
Tras la interpretación del himno nacional, don Felipe, con el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, pasó revista a las tropas, y mientras Sánchez se acercaba a la tribuna de autoridades se escucharon algunos gritos en los que se le pedía que convocase elecciones y que le acusaban de “okupa” y “traidor”. El acto continuó con el saludo del Rey a las principales autoridades, entre ellas todos los ministros excepto el de Fomento, José Luis Ábalos, y el de Interior, Fernando Grande-Marlaska. En tribunas adyacentes a la principal se situaron otras autoridades y dirigentes políticos, entre ellos el líder del PP, Pablo Casado, y el de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a sus respectivas parejas.Ambos han conversado durante el desfile, como lo ha hecho también Sánchez con el presidente del Senado, Pío García Escudero, junto a quien estuvo sentado en esta ceremonia.
En ella, tras el salto de dos paracaidistas portando la bandera española y el izado de la enseña nacional, tuvo lugar el acto de homenaje a los que dieron su vida por España y durante el que se vio corear al rey y a Margarita Robles el himno a los caídos.
El desfile aéreo que estaba previsto a continuación y que iba a contar con 88 aviones, quedó reducido debido al mal tiempo al sobrevuelo de siete aviones de la patrulla Águila que dejaron a su paso una estela con los colores de la bandera nacional.
Al término del desfile se volvieron a escuchar vivas al rey, y cuando la Familia Real abandonó la plaza, se recrudecieron los abucheos a Sánchez y a sus ministros en el momento en el que ellos se disponían a trasladarse también a la recepción.
En ella, el líder socialista volvió a ser el protagonista por un malentendido de protocolo que provocó una situación confusa entre los reyes y el presidente del Gobierno y su esposa, Begoña Gómez. En su estreno como jefe del Ejecutivo en el acto, Sánchez y su esposa fueron los primeros en saludar a don Felipe y doña Letizia en el Salón del Trono. Nada más hacerlo se situaron a la derecha de la reina porque le habían comentado que iba a haber una foto a la que se iban a sumar las máximas autoridades del Estado, según explicaron fuentes de Moncloa.
Cuando Sánchez y su esposa se colocaron al lado de los reyes, Pastor les estrechó la mano y fue en ese momento cuando un miembro del servicio de protocolo de Casa Real les advirtió de que no debían permanecer parados, sino avanzar, lo que el matrimonio hizo de inmediato. l

Comentarios