Sánchez justifica el cese de la jefa del CNI por los fallos de seguridad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió ayer el cese de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en los fallos de seguridad en las comunicaciones de los miembros del Ejecutivo tras conocerse que su móvil y el de la titular de Defensa, Margarita Robles, fueron espiados.


Robles evitó ayer argumentar los motivos para destituir a Paz Esteban aunque en la sesión de control en el Congreso Sánchez fue algo más explícito y reconoció que “evidentemente ha habido un fallo en la seguridad de las comunicaciones”.


La sesión de la pasada jornada giró casi en su totalidad en el caso Pegasus, en el espionaje a los líderes independentistas y en el relevo de la jefa del CNI.


El presidente contraataca

Hostigado por las preguntas de la oposición, Sánchez contraatacó rescatando el caso Kitchen, un espionaje parapolicial ordenado por el Gobierno del PP a su extesorero Luis Bárcenas y advirtió de que ahora “los mangantes no están en el Gobierno”.


“Con este Gobierno ni los fondos públicos, ni los servicios de inteligencia se van a utilizar para tapar hechos delictivos ni para perseguir adversarios políticos fuera de la Ley”, ha advertido el jefe del Ejecutivo a la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, que le ha acusado de gobernar para los independentistas.


Unas críticas que varios ministros eludieron reviviendo la trama Kitchen y los casos de corrupción del PP y que el líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, ve como una “pataleta” de Sánchez “superado por los acontecimientos”.


“Ustedes crearon un sistema institucional de corrupción reconocido por los tribunales”, aseveraba el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, a la bancada popular mientras la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, respondía a las críticas del PP por los elevados precios del gas tajantemente: “Lo que es saquear el bolsillo del contribuyente es corrupción”.


Y es que el PP, Vox y Cs lanzaron duros reproches al Gobierno por “degradar absolutamente la política” con la destitución de la directora del CNI y por “calumniar” a los servicios de inteligencia, según denunció el portavoz adjunto de Cs, Edmundo Bal.


Precisamente con la formación naranja Sánchez fue más allá al rescatar el caso Kitchen y recordó que fue el Ejecutivo socialista el que colaboró con la Justicia para desclasificar documentos de esa trama de espionaje que permitió llevar a la justicia al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz.


Mensaje velado también a su socio de coalición, Unidas Podemos, y a sus aliados en el Congreso, ERC o PNV, que le piden que desclasifique los documentos que mostró la exdirectora del CNI en la comisión de secretos oficiales del Congreso.


El Ejecutivo reitera que así lo hará si se lo pide un juez y en el entorno de ERC consideran que esta desclasificación sería la mejor vía para destensar la relación con el Ejecutivo.


Rufián VS Robles

Por su parte, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, volvió a señalar a la ministra de Defensa, Margarita Robles, que es “responsable por acción o por omisión” al ser la máxima responsable del CNI.


“Hagan el favor de respetar al CNI y a España, que es de todos”, recalcó Robles a Rufián en una encendida defensa del CNI, de su ministerio y de España.


La ministra de Defensa respondió a Rufián que tuvo la oportunidad de examinar esa documentación secreta y las resoluciones judiciales motivadas que acreditaban el espionaje a políticos independentistas y que “si prefirió no verlas será porque no querrá saber la verdad”.


“Residuos de las cloacas”

Desde la formación morada, su portavoz parlamentario Pablo Echenique también volvió a pedir a Pedro Sánchez que haga “limpieza” para deshacerse de “cualquier residuo que pueda quedar de la época de las cloacas del PP”, al tiempo que PP, Vox y Ciudadanos dirigieron sus miradas al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, por considerar que no controló bien la seguridad del móvil del presidente.


A preguntas de Vox, Bolaños evitó contestar si la seguridad de ese terminal depende de él y no del CNI, pero si sostuvo ante el PP que su departamento “no marca ningún protocolo de seguridad para ningún ministerio”.


Además, Bolaños aseguró que el relevo del CNI pretende reforzar sus capacidades y no se debe a que desde se haya actuado fuera de la ley, ya que siempre lo hizo con todas las garantías para proteger a los ciudadanos “piensen como piensen”.


El ministro defendió la legalidad de esas actuaciones en su comparecencia ante la comisión Constitucional del Congreso, donde los representantes de grupos socios del Gobierno pidieron aún más aclaraciones por el espionaje con Pegasus y los de formaciones como PP, Vox y Ciudadanos reprocharon la destitución de Paz Esteban como responsable de los servicios secretos.


El motivo inicial de la comparecencia era la presentación del Plan Anual Normativo del Ejecutivo, pero tras exponer las leyes previstas para los próximos meses, la mayoría de portavoces eludieron este asunto y se volcaron en abordar la crisis del espionaje.


Ante las críticas, Bolaños recalcó que tanto el CNI como todas las instituciones de la democracia actúan conforme a la ley, con todas las garantías y protegiendo a todos los ciudadanos de España, “piensen como piensen y sean del color político que sea”.


Al hilo de ello, Félix Bolaños declaró que la destitución de Esteban (que el Gobierno califica de “relevo” o “sustitución”) no significa que se haya vulnerado ese principio de actuación.


La decisión, según explicó el ministro, se adoptó para abrir “una nueva etapa para reforzar sus capacidades en materia de ciberseguridad y luchar contra el ciberespionaje que es evidente que ha sufrido el Gobierno”.


“No basta”

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, no da por cerrado el caso de espionaje y, más allá del cese de la directora del CNI, exigió que quien “ordenó” las escuchas asuma también “responsabilidades políticas”.


En la sesión de control al presidente catalán, en el pleno del Parlament, Aragonés advirtió al Gobierno que la destitución de Paz Esteban no basta para dar carpetazo al asunto.


“La necesaria transparencia que aún no hemos encontrado y se consiguen las garantías de no repetición”, alertó el presidente de la Generalitat y exigió también que “se desclasifiquen las resoluciones del magistrado que hicieron que el CNI espiase” a independentistas. 

Sánchez justifica el cese de la jefa del CNI por los fallos de seguridad

Te puede interesar