martes 27/10/20

Puigdemont afirma que es viable gobernar a distancia desde Bruselas, pero no si está preso

El líder de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, afirmó ayer que es viable gobernar a distancia desde Bélgica pero no si es “presidiario”, de manera que rechaza regresar si hay riesgo de acabar encarcelado.

Los representantes de JxCat Eduard Pujol y Elsa Artadi se reúnen con el presidente del Parlament, Roger Torrent | Quique García (efe)
Los representantes de JxCat Eduard Pujol y Elsa Artadi se reúnen con el presidente del Parlament, Roger Torrent | Quique García (efe)

El líder de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, afirmó ayer que es viable gobernar a distancia desde Bélgica pero no si es “presidiario”, de manera que rechaza regresar si hay riesgo de acabar encarcelado.
Puigdemont, que permanece en Bruselas desde que huyó a finales de octubre, viajará el lunes a Dinamarca para participar en un debate sobre la situación política de Cataluña en la Universidad de Copenhague.
Mientras tanto, el presidente del Parlament, Roger Torrent, cerró ayer la ronda de contactos y dará a conocer el lunes el candidato a la Presidencia de la Generalitat, puesto para el que solo hay un aspirante, Carles Puigdemont. Es el candidato que ha propuesto JxCat y que ERC se ha comprometido a apoyar, aunque no han cerrado aún cómo lo harán si no regresa de Bruselas, algo que Puigdemont ha descartado en las actuales condiciones.
En una entrevista en Catalunya Radio, Puigdemont insistió en que es viable ser investido a distancia e incluso gobernar desde Bruselas, gracias a las nuevas tecnologías. Para ejercer presión a ERC, remarcó así que solo renunciará a aspirar al cargo si no tiene apoyo parlamentario y subrayó que “solo hay un plan”, que es la “restitución” de las instituciones catalanes, ya que es lo que acordaron. En cambio, Puigdemont esgrimió que “no se puede ser president si se es presidiario”.
La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, pidió a Torrent que preserve la institución. Arrimadas cerró la ronda de contactos de Torrent con los grupos para proponer un candidato a president, después de las reuniones con CUP, PPC, PSC y comunes, el jueves, y con JxCat y ERC, ayer. ERC fue la única que, por boca de Raúl Romeva, expresó  su apoyo al “candidato de JxCat”, aunque sin concretar cómo se llevará a cabo la investidura si es a distancia.

Delegar el voto
Romeva también anunció que ya ha presentado a la Mesa la solicitud para que sus dos diputados en Bruselas, Meritxell Serret y Antoni Comín, puedan delegar su voto en el pleno de investidura, algo que ya hizo JxCat el jueves para los suyos: Carles Puigdemont, Lluís Puig y Clara Ponsatí. Por su parte, el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, consideró que la persistencia de Puigdemont en ser investido desde Bruselas es una consecuencia de su “esquizofrenia permanente para salvarse a sí mismo”. El líder del PSC, Miquel Iceta, afirmó que Puigdemont debería haberse presentado ante el juez en España y opinó que su petición de delegación de voto demuestra que “no tiene intención de volver” a Cataluña.  Por su parte, el presidente de Societat Civil Catalana (SCC), José Rosiñol, agradeció ayer “la llamada a la convivencia y la concordia” de Roger Torrent en su primer discurso y le pidió una reunión.
Por otro lado, el Gobierno, en virtud del artículo 155 de la Constitución, cesó ayer a las diputadas de Junts per Catalunya Elsa Artadi y Laura Borrás de sus cargos en la Generalitat como responsables de coordinación interdepartamental y directora de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), respectivamente.
El Consejo de Ministros, en su reunión de ayer, aprobó los ceses de ambas, ya que una vez han adquirido la condición de diputadas no pueden seguir manteniendo sus altos cargos en la Generalitat, según el reglamento del Parlament.
Borrás, en todo caso, ya dejó la dirección del ILC, después de cinco años, el pasado 17 de enero, el día de constitución de la legislatura, cuando ejerció por primera vez de diputada.
Artadi, por su parte, no fue cesada de su cargo de directora de coordinación interdepartamental, clave en el anterior Govern de Puigdemont, tras la aplicación del 155 a finales de octubre, por lo que ha mantenido el puesto hasta el presente.
Sin embargo, como candidata de JxCat, pidió un permiso para poder dirigir y participar en la campaña electoral, según fuentes del grupo. l

Comentarios