viernes 4/12/20

Mucho ruido y pocas leyes marcaron el primer año de una legislatura muy complicada

La exigua mayoría del PP y el fin del bipartidismo revolucionaron el Congreso, escenario en poco más de un año de legislatura de largas negociaciones, broncos debates y hasta una moción de censura, aunque a decir verdad, leyes que hayan acabado en el Boletín Oficial del Estado más bien pocas.

Los diputados guardan un minuto de silencio en memoria de Miguel Ángel Blanco | mariscal (efe)
Los diputados guardan un minuto de silencio en memoria de Miguel Ángel Blanco | mariscal (efe)

La exigua mayoría del PP y el fin del bipartidismo revolucionaron el Congreso, escenario en poco más de un año de legislatura de largas negociaciones, broncos debates y hasta una moción de censura, aunque a decir verdad, leyes que hayan acabado en el Boletín Oficial del Estado más bien pocas.
Mucho ruido y pocas leyes en este primer año de la XII legislatura, una de las más complejas que se recuerdan para sacar adelante iniciativas en el Congreso.
Tiempo en el que el Gobierno remitió a la Cámara siete proyectos de ley aunque de momento logró aprobar solamente dos, uno es el proyecto de presupuestos generales del Estado de 2017 y el otro una directiva europea sobre bienes culturales.
El resto de proyectos de ley continúa su tortuosa tramitación parlamentaria a falta de una mayoría clara, aunque el Gobierno confía en que algunos puedan estar aprobados durante este otoño.
Algo más de suerte corrieron reales decretos leyes. El Ejecutivo envió a la Cámara Baja 19 y milagrosamente se ratificaron todos menos uno. El único que no consiguió ver la luz fue el primer decreto sobre la estiba que fue rechazado en marzo.

Apoyo del PSOE
Llama la atención que para sacar adelante estos decretos, el Gobierno contó con el apoyo del PSOE hasta en 16 ocasiones.
Una colaboración entre los dos principales partidos de la Cámara que se plasmó sobre todo en la primera fase de la legislatura pero que se dio la vuelta con el retorno de Pedro Sánchez al liderazgo del PSOE, momento en el que el Gobierno tuvo que echar mano de otros socios, buscando una nueva mayoría parlamentaria con el PNV y los partidos canarios.
Ejemplo de este cambio de actitud del PSOE se pudo ver con el Acuerdo de Libre Comercio con Canadá, en el que pasó del apoyo a la abstención, o en la aprobación de los techos de gasto, con el apoyo de los socialistas para 2017, y con el voto en contra para 2018.
Techo de gasto que es el paso previo imprescindible para elaborar las cuentas públicas de cada ejercicio. Con gran dificultad y contrapartidas millonarias en favor de sus socios de Ciudadanos, PNV, CC y NC, el Gobierno logró aprobar los presupuestos de este año y parece que ya tiene bastante encarrilados los de 2018, que se presentarán en el Congreso a finales de septiembre.
Lo previsible es que el Gobierno pueda aprobar los presupuestos del año que viene con los mismos apoyos con los que sacó adelante los de 2017.
Más allá de los presupuestos, la ley más importante del año y que marca el futuro de la legislatura, los grupos parlamentarios presentaron 133 proposiciones de ley, de las que solo dos consiguieron llegar al BOE, la ley de Asistencia Jurídica Gratuita, y el de Jurisdicción Voluntaria.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y sus ministros también contestaron en ambas Cámaras a 516 preguntas orales de los grupos parlamentarios en las sesiones de control.
Solo Rajoy, respondió a 51 preguntas orales, 41 de diputados y 15 de senadores.
Los diferentes ministros de su gabinete también comparecieron en 75 ocasiones tanto en pleno como en comisión, y han debatido otras tantas interpelaciones en las dos Cámaras.
Entre Congreso y Senado, el Ejecutivo lleva respondidas 30.057 preguntas escritas, un 83 por ciento de todas las presentadas hasta ahora. l

Comentarios