sábado 5/12/20

Mejora el estado de la joven que había rechazado una transfusión

La joven de 20 años que permanece ingresada en el hospital San Jorge de Huesca tras rechazar una transfusión de sangre, evoluciona favorablemente.

Mejora el estado de la joven que había rechazado una transfusión. Archivo
Mejora el estado de la joven que había rechazado una transfusión. Archivo

La joven de 20 años que permanece ingresada desde hace tres semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital San Jorge de Huesca tras rechazar una transfusión de sangre por motivos religiosos evoluciona favorablemente dentro de la gravedad de su estado.

La joven se ha despertado del coma inducido en el que se encontraba desde días atrás y responde favorablemente al tratamiento alternativo que le suministran los especialistas médicos.

Los padres de la joven, que dejó escrito un testamento vital en el que prohibía expresamente ser sometida a una transfusión de sangre, intentan todavía convencer a su hija de la necesidad de que se someta a dicho tratamiento, recomendado por los médicos.

Han añadido que la joven no ha modificado su decisión de oponerse a la transfusión de sangre, una opción que los Testigos de Jehová rechazan expresamente y que ha provocado casos similares en otros puntos del país.

La situación de la joven fue puesta días atrás en conocimiento del juzgado de guardia de la capital altoaragonesa por uno de los facultativos de la UCI del hospital, ante la imposibilidad de consultarlo directamente con la paciente, quien estaba en un coma inducido tras ser intervenida de una peritonitis aguda.

La paciente, vecina de Jaca, había sido intervenida previamente de una apendicitis que evolucionó posteriormente a una infección.

Esta joven dejó escritas previamente unas instrucciones en un testamento vital en las que indicaba que rechazaba estas transfusiones por motivos religiosos.

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Huesca recibió el informe médico mientras estaba de guardia y resolvió sobreseer la demanda al entender que no existía ningún problema legal en relación con la situación de la paciente.

Por su parte, la Fiscalía de Huesca, tras recibir el informe de los especialistas de la UCI, decidió no intervenir tras considerar que la paciente es mayor de edad y está legitimada para tomar una decisión respecto a los tratamientos médicos a recibir.

Comentarios