Mañueco gana las elecciones de Castilla y León, pero depende de Vox

El presidente de la Junta de Castilla y León y candidato del PP a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco | JMGarcía

El PP fue el partido más votado en las elecciones de Castilla y León, al conseguir 31 escaños, dos más de los que tenía pero lejos del objetivo de acercarse a la mayoría absoluta, por lo que dependerá de Vox para gobernar, ya que esta formación consiguió ayer trece representantes; mientras que el PSOE, con 28 parlamentarios, no tiene posibilidades de sumar con otros partidos.

La única suma viable para acometer una investidura y la formación de un gobierno es la del PP y Vox, ya que juntarían hasta 44 procuradores, tres por encima de los 41 establecidos para la mayoría parlamentaria en las Cortes de Castilla y León, con la duda de si el partido de extrema derecha accederá o no al Gobierno, aunque ya en sus primeras reacciones avisaron de que creen que tienen derecho y deber de hacerlo.

Las irrupciones más destacadas de estos comicios autonómicos son las de Vox, que pasa de uno a trece representantes, con presencia en todas las provincias excepto Soria.

Precisamente, en Soria se produce la otra gran novedad, con el holgado triunfo de Soria Ya-España Vaciada, con tres escaños, frente al Partido Popular y al PSOE que lograron únicamente uno cada uno.



Gru00e1fico escau00f1os Castilla y Leu00f3n




De hecho, estos dos escaños que el PSOE cedió a la nueva formación en Soria, junto con los dos que le arrebartó la Unión del Pueblo Leonés en León, que escala hasta los tres representantes, resultaron claves en el resultado final a nivel autonómico para los socialistas.

El gran damnificado de estas elecciones fue Ciudadanos, que se dejó once procuradores respecto a 2019 y únicamente su cabeza de lista y exvicepresidente de la Junta, Francisco Igea, logró escaño por Valladolid, donde también consiguió su único procurador Unidas Podemos, mientras que perdió los dos que logró en los anteriores comicios en Burgos y León.


En el caso de Por Ávila, el último de los partidos con representación en las Cortes de Castilla y León tras los comicios celebrados ayer, repite con su representante por la provincia abulense, con un incremento de votos respecto a las elecciones de 2019.

La ley electoral de Castilla y León y el reparto de escaños por cada una de las nueve circunscripciones presenta paradojas, como que Soria Ya consiguieron tres procuradores con menos de 20.000 votos concentrados en esa circunscripción, mientras que candidaturas como Unidas Podemos o Ciudadanos tienen casi el triple de respaldos pero distribuidos por varias provincias.

Con estos resultados, la única ecuación posible es la suma de los 31 escaños del PP con los 13 logrados por la formación de Santiago Abascal.


Empate en Zamora


El PP y PSOE se repartieron como en 2019, tres procuradores cada uno de los siete en liza en Zamora, aunque los populares se alzaron vencedores de los comicios, mientras que Vox se estrena en la provincia, con un escaño y el 18,95% de los votos.

De este modo, PP y PSOE obtendrían el mismo número de procuradores que en los comicios de 2019, mientras que Cs perdería el único procurador que obtuvo hace tres años, que ganaría Vox.

Mientras, la jornada deparó un cambio en el mapa electoral de la provincia leonesa, en la que las principales novedades es que UPL pasa de uno a tres escaños, irrumpe Vox con dos, y PSOE y PP empatan a cuatro. 






Mañueco gana las elecciones de Castilla y León, pero depende de Vox

Te puede interesar