martes 27/10/20

Hacienda elimina los controles previos de las cuentas pero mantiene la fiscalización mensual

Sánchez y Quim Torra hablan por teléfono por primera vez y planean celebrar pronto su primer encuentro

Miquel Iceta saluda a Quim Torra antes de reunirse con él | andreu dalmau (efe)

El Ministerio de Hacienda culminó el levantamiento de los controles previos sobre los pagos de la Generalitat de Cataluña vinculados al artículo 155 de la Constitución, aclaró ayer Presidencia del Gobierno. No obstante, el Ejecutivo de Pedro Sánchez mantendrá los controles reforzados mensuales que estableció el Gobierno de Rajoy en noviembre de 2015.
De este modo, se elimina el control previo que tenía el Ministerio de Hacienda a través de las entidades financieras sobre todas las órdenes de pago de la Generalitat. La decisión de que los pagos de la Generalitat los realizara Hacienda fue adoptada por el Gobierno de Mariano Rajoy en septiembre con el objetivo de impedir que se destinaran fondos públicos al procés. 
No obstante, la Generalitat de continúa sujeta a los mecanismos de control sobre el gasto al que están sometidas las comunidades adheridas al Fondo de Liquidez Autonómica. Es decir, controles a posteriori para asegurar el cumplimiento de las reglas fiscales, tal como marca la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, explica el Gobierno en un comunicado.
Desde la toma de posesión del nuevo Gobierno de Cataluña, el Ministerio de Hacienda fue desactivando progresivamente los mecanismos que hicieron operativo en el ámbito financiero la aplicación del artículo 155.
El último de estos procedimientos consistía en la comunicación a las entidades financieras, previo informe de la Abogacía del Estado, de la eliminación del control previo sobre los pagos ordenados por la Generalitat.
Mientras, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president de la Generalitat, Quim Torra, converaron por teléfono ayer por primera vez y se emplazaron  a mantener “muy pronto” su primera reunión oficial.
Según fuentes de la Generalitat, fue Sánchez quien, tras la primera reunión del Consejo de Ministros, llamó al presidente de la Generalitat, quien en las últimas semanas había insistido en la necesidad de verse cuanto antes con el presidente del Gobierno.

La Constitución en la mano
Torra y Sánchez dejaron en manos de sus respectivas oficinas el encargo de cerrar una fecha concreta. Previamente, tras el Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, había asegurado que Sánchez llevará “la Constitución en una mano y el diálogo en la otra con la voluntad de avanzar” en la reunión que prevé mantener con Torra.
Por su parte, la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, insistió en que el Gobierno tiene “tendida la mano” para “dialogar y empatizar” con Torra, pero advirtió de que hay “unos límites claros” y “no nos moveremos del marco constitucional y estatutario”.
La conversación telefónica entre Sánchez y Torra se produjo después de que el presidente catalán se haya reunido con el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que mostró su “voluntad de diálogo” y de establecer vínculos de confianza” que permitan “desbloquear” la relación entre la Generalitat y la Moncloa.
Torra, por su parte, trasladó a Iceta la necesidad de “rebajar la crispación” política y le ofreció mantener un diálogo “sin condicionantes ni límites”.
El encuentro con Iceta tenía que ser la segunda reunión de la ronda de contactos del president con los líderes parlamentarios catalanes, pero el primer encuentro previsto, con Inés Arrimadas, no se llegó a producir, ya que la líder de Cs declinó acudir.

Comentarios