lunes 30/11/20

El Gobierno respalda a Catalá y desea un rápido relevo de Moix

El Gobierno dio ayer un “rotundo” y “unánime” respaldo al ministro de Justicia, Rafael Catalá, ante las voces que cuestionan su gestión de la crisis abierta en la Fiscalía Anticorrupción y que desembocó en la dimisión de Manuel Moix, cuyo relevo el Ejecutivo desea que se haga rápido.

El Gobierno dio ayer un “rotundo” y “unánime” respaldo al ministro de Justicia, Rafael Catalá, ante las voces que cuestionan su gestión de la crisis abierta en la Fiscalía Anticorrupción y que desembocó en la dimisión de Manuel Moix, cuyo relevo el Ejecutivo desea que se haga rápido.


El Consejo de Ministros aprobó la renuncia de Moix, quien el jueves presentó su dimisión irrevocable al fiscal general del Estado, José Manuel Maza, por el escándalo de su participación en una sociedad familiar que está radicada en Panamá.

Rotundo y unánime
Fue Catalá el encargado de presentar esa dimisión al Consejo y también el ministro de Justicia fue el objeto de varias de las preguntas a las que se enfrentó en la rueda de prensa posterior a la reunión el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo.
De sus respuestas se desprende un “rotundo” y “unánime” respaldo al ministro, el desprecio a las informaciones que apuntan lo contrario –”chismes”, a su juicio–, la insistencia en el respeto a la separación de poderes y el deseo de que el relevo de Moix se produzca “rápido”.


También Catalá dijo haber percibido en el Consejo la “amistad y la cordialidad” del presidente, Mariano Rajoy, y del resto de los miembros del Ejecutivo. Y insistió: “Algunos están empeñados en decir que el Gobierno interfiere en la acción de la Fiscalía, pero eso es radicalmente falso”.


La renuncia de Moix activa el reloj para su sustitución, pero, de acuerdo con las fuentes fiscales consultadas, difícilmente ocurrirá en menos de un mes.
A la última convocatoria se presentaron, además de Moix, otros seis aspirantes, todos ellos de la Fiscalía Anticorrupción, incluida la teniente fiscal, la ferrolana, Belén Suárez, que vuelve a estar al mando de esa Fiscalía de forma interina y Alejandro Luzón, nombrado hace unos meses teniente fiscal de la Secretaría Técnica de la Fiscalía.


Luzón fue el segundo aspirante más votado y buena parte de las miradas se dirigen hacia él, aunque a Maza le toca decidir si opta por alguno de ellos o si apuesta por un perfil parecido a Moix. Es decir, alguien ajeno a Anticorrupción que continúe la labor que este emprendió para cambiar algunas dinámicas de trabajo.


Por ejemplo, limitar las macrocausas, extremar el control sobre los temas por parte del jefe de la Fiscalía y evitar que los informes de las Fuerzas de Seguridad incluyan conclusiones jurídicas.


Por otra parte, el ministro de Justicia, subrayó ayer que el Gobierno “no elige a los fiscales ni los cesa”, y reprochó a quienes “hablan mucho de autonomía del Ministerio Fiscal” y, sin embargo, piden al Ejecutivo que cese a sus representantes.


En declaraciones a los medios antes de clausurar las VII Jornadas de Juntas de Gobierno de los Colegios de Abogados, en Granada, el ministro de Justicia indicó que el Gobierno estará “a la propuesta que en su día lleve el fiscal general del Estado” que estará “llena de razón y en favor de “una persona que tenga todos los requisitos para ejercer bien”.

Comentarios