sábado 19/9/20

El Gobierno reitera que no va a hablar con ERC sobre la autodeterminación “porque no existe”

El decreto digital mostró las diferencias entre los socialistas y ERC a 24 horas de su reunión de hoy
Montserrat Bassa y Gafriel Rufi án asisten a la reunión de la Diputación Permanente del Congreso | EDUARDO PARRA (EFE)
Montserrat Bassa y Gafriel Rufi án asisten a la reunión de la Diputación Permanente del Congreso | EDUARDO PARRA (EFE)

El paso por el Congreso del decreto ley de la administración digital retrató las diferencias que el PSOE y ERC mantienen sobre la situación de Cataluña, el asunto principal de la primera reunión que tendrán hoy para negociar la investidura de Pedro Sánchez.

La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, también marcó las distancias y declaró ayer a los medios, “el derecho a la autodeterminación no existe y no tiene fundamento”.

En la víspera de la reunión del equipo negociador socialista con el de ERC, en la que se abordará la investidura de Pedro Sánchez, la dirigente socialista recalcó que las negociaciones y conversaciones entre el Gobierno central y el Gobierno catalán ya se dan a través de la comisión bilateral contemplada en el Estatuto de Cataluña, de modo que es algo que está ya en “la legalidad”.

Al tiempo que dejó claro que el PSOE en ningún caso volverá a situaciones resueltas con la aprobación de la Constitución, como el reconocimiento de la “diversidad territorial”, Calvo recordó que lo urgente ahora es formar un Ejecutivo, a ser posible “antes de Navidad”, para afrontar los retos pendientes e ir afrontando las “circunstancias del día a día”.

El Congreso acogió la penúltima sesión de la Diputación Permanente antes de que se constituyan las Cortes de la próxima legislatura, la XIV, el 3 de diciembre. Vio cinco puntos, un proyecto de ley y cuatro decretos leyes, entre ellos uno especialmente controvertido.

El decreto sobre la administración digital que el Consejo de Ministros aprobó apenas unos días antes de que arrancara la campaña electoral del 10-N provocó un debate intento en el Congreso, enconado en distintas fases, y una votación significativa, pues fue convalidado gracias al voto a favor del PSOE, del PP y de Cs.

Tragarse el primer sapo

Esta amplia mayoría, cincuenta votos a favor, dejó muy atrás al bloque contrario al contenido del decreto, diez votos, entre ellos los de ERC. Unidas Podemos, socio del PSOE en el futuro Gobierno de coalición, si es que sale adelante la investidura de Sánchez, se abstuvo. Un gesto que la corriente anticapitalista interpretó como “el primer sapo” que Iglesias “ha tenido que tragar”

La seguridad digital es el ámbito que abarca un decreto ley que, entre otras medidas, permite al Gobierno actuar con urgencia contra páginas web vinculadas al independentismo.

Por ejemplo, Identicat, el proyecto de identidad digital soberana que la Generalitat activó el pasado mes de septiembre, queda afectado por la iniciativa del Gobierno de Sánchez, aún en funciones. “Republica.cat”, cuyo servidor está localizado fuera de la UE, también.

Calvo, en las declaraciones hechas a la prensa en el Congreso, ha explicado otra vez que el decreto sitúa a España en un nivel comparable al de otros países europeos, dotados de una legislación similar. La protección de los derechos de los ciudadanos en internet es la premisa.

Pero ERC dejó claro que no comparte esta visión. Su diputada Montserrat Bassa pidió al PSOE que retire el decreto ya no por la investidura de Sánchez, sino por “pura democracia”, y advirtió al Partido Socialista de que “no habrá estabilidad mientras no se aborden políticamente aquellos conflictos de naturaleza política”.

El contexto actual lo define en gran medida la reunión que hoy tendrán en el Congreso los equipos negociadores que el PSOE y ERC diseñaron para facilitar la investidura de Sánchez. l

Comentarios