sábado 5/12/20

Felipe VI, Sánchez y sus homólogos lusos simbolizan la reapertura de fronteras

Ambos países apostaron por aumentar más su colaboración en sendos actos en Badajoz y Elvas 
El rey y Sánchez junto a Costa y De Sousa en el acto de apertura de la frontera | efe
El rey y Sánchez junto a Costa y De Sousa en el acto de apertura de la frontera | efe

España y Portugal simbolizaron ayer su reencuentro tras tres meses y medio de cierre de fronteras, con sendos actos en los que participaron sus jefes de Estado y de Gobierno de ambos países y en los que apostaron por aumentar aún más su colaboración. 

El rey Felipe VI, el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa; el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, y su homólogo luso, António Costa, protagonizaron un primer acto en la Alcazaba de Badajoz y uno posterior en el castillo de la localidad portuguesa de Elvas con los que celebraron la vuelta a la normalidad de la relación transfronteriza interrumpida el pasado 17 de marzo a causa de la pandemia. 

Dos actos casi calcados. En Badajoz, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y otras autoridades locales recibieron al rey, Sánchez, Rebelo de Sousa y Costa, y todos ellos escucharon los himnos nacionales de los dos países. 

Ese fue el único momento en el que se despojaron de sus mascarillas, que se volvieron a poner para dar un paseo por la muralla de la Alcazaba y desde la que divisaron territorio portugués. 

Tras una foto de familia, hubo una reunión informal antes de desplazarse al castillo de luso de Elvas, donde fueron recibidos por el alcalde, Nuno Mocinha. 

De nuevo escucharon los himnos n para pasear después por la explanada exterior de la fortificación y desde la que se pararon a contemplar el territorio español. 

Tras un encuentro a solas de las máximas autoridades de los dos países, Sánchez y Costa comparecieron ante los periodistas y se mostraron dispuestos a relanzar la cooperación bilateral y su visión común en el seno de la UE tras la pandemia del Covid-19. 

Para Sánchez, España y Portugal son dos pueblos hermanos que comparten la visión de lo que ocurrió y los retos de toda Europa ante el coronavirus. 

“Esperamos que la frontera jamás se tenga que volver a cerrar como consecuencia de una pandemia”, subtrayó antes de trasladar su gratitud al primer ministro luso por el apoyo que tuvo de él en los momentos más duros. 

Para Sánchez, la pandemia debe verse como una gran oportunidad para reivindicar el modelo europeo, su estado de bienestar y su sistema de salud. 

Por su parte, António Costa manifestó que el cierre de las fronteras fue una circunstancia “única” para todas las generaciones lusas y españolas que vivieron en el marco de la UE. 

En este sentido, el presidente luso afirmó que llega el “reencuentro” para volver “a ser vecinos muy cercanos” y para potenciar las oportunidades de desarrollo común de ambos países. 

Costa explicó que hasta la llegada de la vacuna habrá que convivir con el coronavirus, y, por tanto, se deben cumplir y respetar las medidas implantadas para prevenir los contagios. 

Asimismo, recordó que en la fase actual de la pandemia no hay decisiones políticas que no tengan una dimensión sanitaria, y en este sentido consideró fundamental que “todo el mundo sea consciente de que cuando un ciudadano portugués visite España deberá respetar las reglas de este país, y a la inversa”. 

Si se cumplen estos preceptos, con la reapertura, según aseguró, “todo serán ventajas”. 

La frontera hispano-portuguesa se reabrió diez días después del resto de las que permanecieron clausuradas dentro del espacio Schengen y una vez superado el estado de alarma en España, a pesar de que se suceden algunos rebrotes de contagio.

Comentarios