sábado 28/11/20

ETA quería poner en escena la entrega de armas con el arsenal requisado en Francia

La Guardia Civil desbarató este viernes por la noche un nuevo intento de ETA de escenificar una entrega de armas al intervenir en una vivienda en el sur de Francia un depósito de la banda terrorista con decenas de armas cortas, armas largas de distintos modelos, abundante munición, explosivos y material para la confección de artefactos.

Vista del exterior de la casa donde se escondía el arsenal	ep
Vista del exterior de la casa donde se escondía el arsenal ep

La Guardia Civil desbarató este viernes por la noche un nuevo intento de ETA de escenificar una entrega de armas al intervenir en una vivienda en el sur de Francia un depósito de la banda terrorista con decenas de armas cortas, armas largas de distintos modelos, abundante munición, explosivos y material para la confección de artefactos.
La operación “Seminario” se llevó a cabo, en colaboración con la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) gala, en una vivienda de una mujer de nacionalidad francesa en la localidad de Louhossoa, a unos 20 kilómetros de la frontera con España. Cuatro varones de nacionalidad francesa fueron detenidos, informó el Ministerio del Interior como balance provisional de una operación que continúa abierta y en la que no se descartan nuevas detenciones.

casos sin resolver
Entre el material intervenido se encuentra cordón detonante, temporizadores y detonadores que usaba ETA hasta que anunció el cese de los atentados en octubre de 2011. Todo este material será analizado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con el objetivo de intentar esclarecer atentados no resueltos, tal y como adelantó el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.
Los investigadores creen que la banda pretendía realizar una escenificación similar a la llevada a cabo en febrero de 2014, en la que miembros de ETA mostraron a representantes de una organización no gubernamental denominada Comisión Internacional de Verificación una paupérrima muestra de armas que, posteriormente, se llevaron los propios terroristas, tal y como explicaron en la Audiencia Nacional esos “mediadores”.
Interior recuerda que más de cinco años después del anuncio del fin de la violencia, y una vez reestructurados sus antiguos “aparatos”, ETA “no hizo entrega de un solo cartucho de munición y todo el material que ha perdido lo hizo por la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”. Sin restar el material incautado, ETA disponía de un centenar de pistolas y un máximo de tres toneladas de explosivo, según fuentes de la lucha antiterrorista.
El 12 de octubre, la Guardia Civil asestó otro golpe contra el “aparato técnico-logístico” aprehendiéndose a unos cien kilómetros al noreste de París de un arsenal con 145 armas cortas, dos fusiles de larga distancia y diversa munición. El 5 de noviembre, Zoido “se estrenó” como ministro con la detención de Mikel Irastroza, considerado máximo dirigente de una ETA derrotada policialmente pero que se resiste a disolverse.
Supuso el séptimo golpe a la dirección de la banda tras su anuncio de cese de la violencia. En estos cinco años sin violencia etarra, las fuerzas de seguridad arrestaron a más de 160 personas vinculadas con la banda. Interior también aseguró entonces que se había asestado “un duro golpe” a los terroristas.

Comentarios