viernes 4/12/20

ETA anuncia su “fin” y su “disolución” definitiva sin referirse a las víctimas

La organización terrorista ETA hizo pública ayer su última declaración, la que confirma el “final de su trayectoria” y su “disolución” definitiva, una vez “desmantelado totalmente el conjunto de sus estructuras”.

Pancarta a favor del acercamiento de los presos de ETA en Leitza | j. diges (efe)
Pancarta a favor del acercamiento de los presos de ETA en Leitza | j. diges (efe)

La organización terrorista ETA hizo pública ayer su última declaración, la que confirma el “final de su trayectoria” y su “disolución” definitiva, una vez “desmantelado totalmente el conjunto de sus estructuras”.
El comunicado más esperado pone fin a una trayectoria de seis décadas de violencia terrorista en el País Vasco que ha dejado un saldo de más de 850 personas asesinadas y miles de heridos, además de otras muchas otras víctimas entre amenazados y exiliados por culpa de la intimidación terrorista.

El escrito se dio a conocer simultáneamente en dos escenarios, un acto en la sede de la Fundación Henri Dunant de Ginebra (Suiza) y el conducto habitual a través del portal Naiz.info y la edición digital del diario Berria.
En el documento, informa de que su militancia ha “ratificado” la propuesta de “dar por concluido su ciclo histórico y función” y de poner fin a su trayectoria, una decisión que, según se dio a conocer en Ginebra, ha sido apoyada por el 93% de los militantes de ETA que han participado en la votación, la mitad de los casi 3.000 que han intervenido en el proceso. En la declaración, emplea el concepto de “disolución” al proclamar, en la última frase del texto, que la banda armada “surgió de este pueblo y ahora se disuelve en él”.

Tres consecuencias
La banda terrorista, que no cita a las víctimas en su documento, detalla tres “consecuencias” concretas de la decisión de disolverse. En primer lugar, asegura que “ha desmantelado totalmente el conjunto de sus estructuras”. Sostiene también que “da por concluida toda su actividad política”, lo que significa que “no será más un agente que manifieste posiciones políticas, promueva iniciativas o interpele a otros actores”.

Por último, manifiesta que sus integrantes, a los que denomina ya “exmilitantes” continuarán “con la lucha por una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista, euskaldun y no patriarcal”, aunque lo harán en “otros ámbitos”, cada cual “donde lo considere más oportuno”.
Tras anunciar su disolución, ETA recuerda su nacimiento hace 60 años, “cuando Euskal Herria agonizaba, ahogada por las garras del franquismo y asimilada por el Estado jacobino”, mientras que ahora “existe un pueblo vivo que quiere ser dueño de su futuro”.

Tras augurar que los estados español y francés tratarán de “perpetuar” el ciclo de la “utilización de la violencia política” por miedo a la “confrontación estrictamente democrática”, ETA dice que no tiene miedo a llevar el conflicto al terreno de la política y considera que el anuncio de su final constituye “la consecuencia lógica tras la decisión adoptada en 2011 de abandonar definitivamente la lucha armada”.

Comentarios