lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Las cuentas garantizan su aprobación tras los pactos con EH Bildu y PDeCat

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, interviene en el Congreso | Alberto Ortega (EP)

El proyecto presupuestario de 2023 tiene ya asegurada su aprobación en el Congreso tras los acuerdos alcanzados por el Gobierno con EH Bildu y PDeCat, que implican la subida de las pensiones no contributivas y la gratuidad del autobús estatal, entre numerosas partidas de inversiones.


Con dos jornadas de debate de enmiendas parciales aún por delante, todas las miradas están en ERC, que no confirma un apoyo que ya se da por asegurado, después de que haya pactado un primer bloque de enmiendas, entre ellas la transferencia de 900 millones a la Generalitat para ejecutar inversiones pendientes.


Las cuentas se votarán en cuatro bloques —en lugar de en uno solo, como es habitual—, lo que obligó a los partidos a anunciar el sentido de su voto días antes de la votación final para asegurar la aprobación de sus enmiendas.


Así lo hicieron PDeCat y EH Bildu, pero no ERC, que optó por anunciar solo la parte del acuerdo que afecta a la votación de este martes, pero sin dar aún por asegurado el apoyo de sus trece diputados, algo que tampoco hace el diputado de Teruel Existe Tomás Guitarte, que exige más ayudas para zonas despobladas.


En cualquier caso, el Presupuesto ya tiene los 174 apoyos que necesita para resultar aprobado mañana: PSOE (120), Unidas Podemos (33), PNV (6), EH Bildu (5), PDeCAT (4), Coalición Canaria (2), Más País (2), Compromís (1) y PRC (1), mientras el BNG se abstiene.

 

Alquiler y pensiones

El acuerdo suscrito por EH Bildu contiene dos medidas estrella: la extensión a 2023 de la limitación de la subida del alquiler al 2% y la ampliación del aumento del 15% para las pensiones no contributivas a todo el año próximo.


También lograron la transferencia de las competencias de tráfico a Navarra y diversas dotaciones presupuestarias, como doce millones para los afectados por la Talidomida, inversiones ecológicas, más plazas MIR o la promoción del circo en euskera.

 

Autobús gratis

Por su parte, PDeCat confirmó su apoyo tras lograr la gratuidad del autobús de concesión estatal durante 2023 y una serie de partidas económicas con las que se aumentará la dotación para Cataluña en unos 40 millones de euros.


Entre ellas figuran partidas para investigación, cultura, deporte o sociales, así como la recuperación de las bonificaciones para los trabajadores autónomos de venta ambulante.

 

Transferencia a Cataluña

Además, las primeras enmiendas pactadas por ERC incluyen una transferencia de 900 millones a la Generalitat para que ejecute inversiones en infraestructuras pendientes, entre ellas 384 millones para las actuaciones en el Maresme derivadas de la cesión de la N-II y 250 millones para mejorar la conectividad de la AP52 y la AP7.


La formación también acordó dotaciones para el Transporte Metropolitano de Barcelona (40 millones), el Catalunya Media City (60 millones), la investigación científica (6 millones) o para actuaciones de transición energética en edificios de los Mossos d’Esquadra y la renovación de la flota de vehículos (43 millones).


Mientras, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, apeló a la “responsabilidad y altura de miras” de los grupos ante unas cuentas “objetivamente buenas” para hacer frente a los retos del país y les instó a “dejar de socavar las reglas de funcionamiento del Estado democrático”. 

Las cuentas garantizan su aprobación tras los pactos con EH Bildu y PDeCat

Te puede interesar