Casi todos los 'barones' del PP creen que Casado debe irse y miran a Feijóo para tomar las riendas del partido

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, participa en la gala del 5º aniversario del Foro Empresa Pontevedra/César Arxina /Europa Press

Casi todos los presidentes autonómicos y regionales del PP coinciden en que Pablo Casado debe marcharse y que se debe convocar cuanto antes un congreso extraordinario para poder dar solución a esta profunda crisis interna que atraviesa el partido. Así se lo solicitarán en la reunión que se ha convocado este miércoles en 'Génova' a las 20.00 horas, según han confirmado a Europa Press fuentes próximas a los 'barones' territoriales.


Los presidentes del PP están manteniendo en las últimas horas un cruce frenético de llamadas y mensajes ante la sucesión de acontecimientos que se están produciendo y casi todo ellos miran al gallego Alberto Núñez Feijóo para que tome las riendas del partido.


Feijóo no se ha postulado aún explícitamente pero ha dejado la puerta abierta a dar ese paso al asegurar que el PP necesita "cambios, nuevas etapas y nuevos horizontes" y que tomará "decisiones" en función de lo que le pida el partido. "Todos debemos estar a la altura de las circunstancias y tomar decisiones, yo entre ellos", ha apostillado.


Cascada de apoyos

Mientras tanto, cada vez más voces se suman en público y en privado al proyecto de Feijóo. Algunos de ellos creen que lo mejor sería ir a un congreso extraordinario con una candidatura única encabezada por el 'barón' gallego para evitar más fracturas internas y coser al partido.


Feijóo ya tiene apoyos seguros en Andalucía, Madrid, Castilla y León y Cantabria. El portavoz del Gobierno madrileño que dirige Isabel Díaz Ayuso, Enrique Osorio, ha señalado que el presidente de la Xunta es la "mejor" opción para liderar el PP y ha criticado que la actual dirección nacional busque ganar tiempo cuando "el juicio de los militantes" está dictado.


También ha expresado públicamente ese apoyo a Feijóo la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, que cree que Casado debe dar un "paso al lado", o el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que ve al barón gallego como "un gran activo".


Por su parte, el presidente del PP de Aragón, Jorge Azcón, muy cercano hasta ahora a Casado, ha afirmado que Feijóo "es el dirigente territorial en Europa que mejor puede acreditar el éxito" por sus "cuatro mayorías absolutas" al frente de la Xunta. El PP aragonés ha reclamado también un congreso extraordinario para acabar "con esta etapa" y abrir "una nueva".


Ese respaldo a Feijóo también ha venido de la exportavoz del Grupo Popular en el Congreso Cayetana Álvarez de Toledo, quién ve en el presidente de la Xunta la opción parar pilotar la transición en el PP hasta la celebración de un congreso. Eso sí, ha animado a concurrir a ese cónclave a Isabel Díaz Ayuso, aunque ella misma se autodescartó este lunes mismo asegurando que su "sitio" es Madrid.


Los barones dan la espalda a Casado

Prácticamente todos los presidentes del PP dan la espalda a Casado y coinciden en que debería dar este mismo martes un paso atrás y convocar un congreso extraordinario cuanto antes para que el partido pueda salir de este "atolladero" que lo "está desangrando día a día", han señalado las fuentes consultadas.


Si hasta ahora el murciano López Miras había brindado su apoyo a Casado y a Teodoro García Egea, secretario general del PP, este martes el presidente murciano también se ha desmarcado al exigir públicamente la convocatoria de un congreso extraordinario alegando que la situación es "insostenible". A su entender, se deben tomar decisiones "urgentes" y la situación ha cambiado "mucho y a peor" desde el pasado jueves.


En este momento, Pablo Casado solo contaría con el apoyo fiel de la presidenta del PP de Navarra, Ana Beltrán, quien a su vez forma parte del núcleo duro del líder 'popular' como responsable de Organización del partido.


Sin embargo, dentro del PP navarro también se cuestiona el liderazgo de Casado y se defiende un cónclave urgente. Así, el secretario general de la formación en la Comunidad Foral, José Suárez, y la concejala del PP en Pamplona, Carmen Alba, quien además fuera delegada del Gobierno en Navarra, han coincidido hoy en reclamar un congreso ante la crisis interna.


Los 'barones' del PP reclamarán este miércoles la convocatoria de ese cónclave urgente en la reunión presencial que ha fijado Casado a las 20.00 horas en Génova. Ayuso no ha sido invitada al no ser presidenta regional --en su lugar acudirá Pío García Escudero, que está al frente del PP madrileño-- y esa exclusión ha sido criticada por su equipo. También Feijóo ha censurado que la presidenta madrileña no asista a ese encuentro.


Cada vez más deserciones

En las últimas horas han crecido las deserciones dentro del Grupo Popular y dentro del propio comité de dirección de Pablo Casado. Así, han presentado su dimisión Belén Hoyo, presidenta del Comité Electoral Nacional, y Ana Vázquez, secretaria nacional de Emigración. También el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha dejado su cargo de portavoz nacional del PP.


Además, un grupo de dirigentes del Grupo Popular en el Congreso han suscrito un comunicado conjunto pidiendo la destitución inmediata de Teodoro García Egea y la convocatoria de un congreso extraordinario par resolver la crisis interna.


En el comunicado, recogido por Europa Press, se señala que el PP está sufriendo una situación "de extrema gravedad" que exige "una respuesta eficaz inmediata", y por ello han querido fijar posición "desde la lealtad" a Casado y "respaldando" lo manifestado por la portavoz, Cuca Gamarra, y por la ex presidenta del Congreso, Ana Pastor, que se distanciaron del líder del PP en la maratoniana jornada de reuniones de este lunes.


Paralelamente, numerosos diputados --como Jaime Olano, que está en el comité de dirección de Casado-- han secundado un manifiesto en el que se pide la marcha del presidente del PP y que una dirección provisional dirija el partido hasta el congreso.


Por el momento, Casado sigue al frente del PP a pesar de que cada vez más cargos le piden que dimita y dé un paso atrás. Anoche, fuentes cercanas al líder 'popular' aseguraron a Europa Press que sigue contando con el apoyo de la mayoría de los presidentes provinciales.


Sin embargo, conforme pasan las horas menguan los apoyos de Pablo Casado. Fuentes próximas a presidentes del PP dudan que pueda aguantar mucho más al frente de la formación y ven demasiado lejano que sea la Junta Directiva Nacional de la próxima semana la que tome decisiones porque hay que "actuar ya".

Casi todos los 'barones' del PP creen que Casado debe irse y miran a Feijóo para tomar las riendas del partido

Te puede interesar