jueves 26/11/20

Calviño cree que Iglesias busca “visibilidad” con los desahucios

El PSOE rechaza la enmienda y el Gobierno arremete contra la derecha por seguir usando a ETA para desgastar
La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño | e. parra
La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño | e. parra

La vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, afirmó sobre la enmienda a los presupuestos que Unidas Podemos, su socio en el Ejecutivo, presentó para paralizar desahucios y que defendió el vicepresidente Pablo Iglesias, que “hay momentos” en los que ve “acciones que pueden responder a una búsqueda de visibilidad” y reconoció que se sentiría “más cómoda” si las cuentas las apoyase el Partido Popular.

Calviño se expresó así en una entrevista en Onda Cero en relación a las enmiendas conjuntas al proyecto presupuestario registradas por Unidas Podemos, ERC y EH Bildu para paralizar desahucios y cortes de suministro, una enmienda que el PSOE rechaza “a priori” y que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, reivindicó.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos pidió no “dejarse despistar” y centrarse en lo importante, que es sacar adelante las cuentas públicas para 2021, además de reseñar que esa enmienda sobre vivienda no está directamente relacionada con los presupuestos y por eso considera que la negociación tiene que centrarse en números.

Calviño dejó claro que una de las prioridades del Gobierno fue la de reforzar la protección de los ciudadanos y el acceso a la vivienda. “No veo preciso plantear una especie de conflicto cuando todos estamos de acuerdo en que hay que proteger a las personas vulnerables”, se quejó y pidió no poner “en riesgo la seguridad jurídica” tanto de los ciudadanos como de los propietarios.

Asimismo, la vicepresidenta tercera incidió en que “no es el momento de vetos cruzados” y que hay que encontrar el camino para que todos los grupos “puedan encontrar su espacio” en las cuentas, además de recordar que la competencia sobre los presupuestos recae en la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Críticas sobre Bildu

Las críticas al Gobierno por el apoyo de Bildu a los presupuestos persistieron un día más y coparon buena parte de la sesión de control del Congreso, y el Ejecutivo se defendió arremetiendo contra la derecha por seguir usando a ETA para tratar de desgastarlo.

Un día después de escuchar reproches similares en el Senado, Sánchez respondió en sus respectivos “cara a cara” con el líder del PP, Pablo Casado, y con la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, a las críticas por el apoyo de la formación abertzale.

Y, mientras acusó a Casado de recurrir a las mismas técnicas que Trump, deseó ante Arrimadas que no haya “vetos cruzados” para sacar adelante las cuentas.

Antes, el líder del principal partido de la oposición acusó a Sánchez de “mentir” a las víctimas de ETA y “pactar con los terroristas del Hipercor” y le advirtió de que sus pactos con Bildu “le van a perseguir toda su vida”. “No todo vale”, avisó Casado.

La tensión entre Gobierno y PP se repitió entre la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y la portavoz popular, Cuca Gamarra.

Gamarra acusó al Ejecutivo de haber “vendido su alma al diablo” al “pactar con Bildu” mientras Calvo respondió acusando a los populares de tener un “trauma histórico” por no aceptar que la izquierda gane elecciones. 

Comentarios