martes 27/10/20

Los trabajadores denunciarán la “mala voluntad de negociar” los convenios por parte de Pescanova

Trabajadores de las plantas de elaboración y frigoríficos del grupo Nueva Pescanova decidieron en una asamblea convocada por CIG, UGT, CUT y USO denunciar ante la Inspección de Trabajo .

Copia de El Ideal Gallego-2017-01-22-051-c2538652
La asamblea de los trabajadores tuvo lugar ayer en el Multiusos da Xunqueira, en Redondela ep

Trabajadores de las plantas de elaboración y frigoríficos del grupo Nueva Pescanova decidieron en una asamblea convocada por CIG, UGT, CUT y USO denunciar ante la Inspección de Trabajo la “mala voluntad de negociar” los convenios colectivos por parte de la dirección de la empresa, así como “cortar” las horas extra de los sábados y las que se puedan llegar a imponer.
Además, avisaron de que, según la “voluntad” que muestre la empresa, llevarán adelante medidas de presión “de uno u otro calibre”, entre las que mencionaron concentraciones ante alguno de sus principales clientes –como Mercadona–, o de empresas de trabajo temporal, por ser las que “posibilitan competencia desleal ante las movilizaciones”.
En la asamblea, que tuvo lugar ayer en el Multiusos da Xunqueira, en Redondela (Pontevedra), participaron unos 400 trabajadores, que ratificaron su rechazo a firmar la propuesta de convenio que plantea la empresa y que entienden que supone “una rebaja brutal” en sus condiciones. Así, se negaron a negociar “en el campo de la precariedad y la pérdida de derechos”, y avisaron de que no van a renunciar a mantener los convenios en vigor “y mejorarlos”. 
“Para llevar a buen puerto es absolutamente necesario e imprescindible asumir y respetar el contenido íntegro de los actuales convenios, o no se va a poder mantener la paz social”, advirtieron los sindicatos.
Los portavoces pusieron en relieve el “éxito” de la asamblea tanto por número de asistentes como por el consenso alcanzado, y destacaron que “es la primera vez que todos los comités de empresa de todos los centros se unen” –a excepción de CCOO, que confían en que se acabará sumando–, con el objetivo de rechazar cualquier rebaja en sus convenios actuales.
CCOO también trasladó en estos días su rechazo a las condiciones planteadas por la compañía en su propuesta, pero no se unió en la asamblea con intención de “emplazar antes a la empresa a que se siente a negociar de manera rigurosa dentro del grupo”. No obstante, advirtió de que, en caso de que la dirección no abandone “esa mala fe”, hablarán con el resto de sindicatos para movilizarse.
Las próximas reuniones entre la empresa y los comités de los distintos centros están previstas para los días 31 de este mes y 1 y 2 de febrero, tras las que CIG, UGT, CUT y USO decidirán las medidas a adoptar “según la voluntad que tenga la empresa”. 
De acuerdo con los sindicalistas, entre otras cuestiones la empresa pretende bajar los salarios, incrementar las jornadas laborales y la flexibilidad de jornada, crear categorías “tercermundistas” e incluir IPC variables. n

Comentarios