martes 20/10/20

Dos exdirectivos aseguran que no tenían que justificar lo que pagaban con las black

Dos ex altos cargos de Caja Madrid, José María Fernández del Río y Domingo Navalmoral Sánchez, explicaron en calidad de testigos ante tribunal que juzga la causa de las tarjetas black que las visas que recibieron eran de libre disposición

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato, a su salida de la Audiencia Nacional	archivo ec
El expresidente de Bankia Rodrigo Rato, a su salida de la Audiencia Nacional archivo ec

Dos ex altos cargos de Caja Madrid, José María Fernández del Río y Domingo Navalmoral Sánchez, explicaron en calidad de testigos ante tribunal que juzga la causa de las tarjetas black que las visas que recibieron eran de libre disposición y podían hacer uso de ellas sin necesidad de presentar justificación, respaldando así la tesis de gran parte de los acusados.
Los dos testigos, que fueron los primeros en prestar declaración en esta décima sesión de juicio, forman parte de los 13 ex altos cargos imputados en un primer momento (junto con los 65 encausados) y cuyas causas fueron finalmente archivadas por el magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, al considerar que el delito de apropiación indebida que se les atribuía habría prescrito al haber pasado más de diez años desde la última infracción.
José María Fernández del Río, miembro del consejo de administración desde 1997 hasta 2006, indicó a preguntas de las partes que recibió su tarjeta de manos del exsecretario del órgano de administración de la entidad, Enrique de la Torre, el cual le dijo que era de libre disposición, si bien él nunca llegó al límite porque, afirmó, es una persona “honrada y honesta”.
El testigo indicó que él conoció el desglose de los gastos efectuados, y que ascienden a 47.723,71 euros, cuando el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 le aportó la documentación. Así, explicó a las partes que fue ahí cuando descubrió que se habían hecho cargos en su tarjeta por valor de 16.000 euros en los seis primeros meses de 2003, y concretamente en julio se sumaron 28 apuntes por un importe total de 6.000 euros, que no reconocía.
Por su parte, el exjefe del Área de Gestión Operativa y subdirector general, Domingo Navalmoral Sánchez, reconoció ante el tribunal que hizo un uso “particular” del plástico porque así constaba en el contrato laboral que Caja Madrid le presentó. “Era un parte de mi paquete retributivo”, especificó el testigo, que cargó 42.966,24 a su Visa.
Por otro lado, el director de la asesoría fiscal de Caja Madrid y Bankia, Javier María Tello, defendió que en la documentación remitida en las inspecciones de Hacienda no constaba información alguna de la existencia de tarjetas de empresa con carácter retributivo. A preguntas de las partes, Tello, que fue llamado a declarar en calidad de testigo, precisó que la primera vez que escuchó hablar de las black fue en octubre del año 2014 y que “nunca” se le pidió al departamento que dirigía un informe sobre estas Visas.
Tello respondió a preguntas de las partes que “cualquier tarjeta de empresa” que ha conocido ha sido “exclusivamente para gastos de representación” y, respecto a su tratamiento tributario, afirmó que el soporte habitual para acreditarlas era aportando la relación de gastos y los comprobantes individualizados que tenían que entregar sus beneficiarios.

Comentarios