domingo 29/11/20

El ex consejero delegado de Bankia desvela que Rato “se enfadó” cuando él se negó a usar su tarjeta

El ex consejero delegado de Bankia Francisco Verdú, reveló ayer que, no solo no aceptó la tarjeta que le ofreció a su llegada a la entidad su presidente en aquel momento, Rodrigo Rato, sino que, además, en dos conversaciones con este y con el ex director

El ex consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, y el expresidente de la entidad, Rodrigo Rato     archivo ec
El ex consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, y el expresidente de la entidad, Rodrigo Rato archivo ec

El ex consejero delegado de Bankia Francisco Verdú, reveló ayer que, no solo no aceptó la tarjeta que le ofreció a su llegada a la entidad su presidente en aquel momento, Rodrigo Rato, sino que, además, en dos conversaciones con este y con el ex director general de Medios de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj, les aconsejó que no emplearan las suyas propias porque sino “acabarían saliendo en los papeles”, dijo Verdú sin ofrecer más detalles al respecto.
“Le dije a Rato que la tarjeta no estaba en el contrato y no entendía que pudiera aportar gastos sin justificar, que no la iba a usar y que la rechazaba. Él se enfadó bastante, se molestó y yo le insinué que podía tener consecuencias importantes si la usaba para temas personales”, dijo a preguntas de las defensas.
Verdú ratificó ante el tribunal que juzga el uso presuntamente fraudulento de las tarjetas black que no aceptó la Visa, que tenía un límite anual de 75.000 euros, porque no estaba en su contrato. A preguntas de las partes en esta novena sesión de juicio, Verdú insistió en que advirtió de “la mala praxis y las consecuencias que podría tener su uso” y por eso decidió guardarla en el mismo sobre en el que se la dieron y devolverla a Recursos Humanos cuando abandonó Bankia.
Indicó que Rodrigo Rato se la ofreció en febrero de 2012 –al igual que a otros tres altos cargos– para compensar la limitación salarial impuesta por el Real Decreto 2/2012, que establecía que el salario máximo de directivos de la banca con ayudas públicas era de 600.000 euros. “Rato estaba preocupado desde hacía meses porque antes del Real Decreto ya se había hablado de que podía haber una limitación”, aseveró ante el tribunal que preside Ángela Murillo.
Alegó que cuando llegó a la entidad se le dio una tarjeta para gastos de representación que no desactivó porque entendió que era “necesaria” para el ejercicio de su función, si bien la otra –a la que podía cargar gastos sin necesidad de justificarlos porque era de libre disposición–la rechazó “porque no formaba parte del esquema retributivo”. “Que sea deducible no significa que sea legal”, apostilló.
Verdú añadió que Sánchez Barcoj falsificó “aparentemente” su firma para solicitar el plástico. “Yo no tuve la tarjeta en vigor. No la activé y si no se activa no se puede anular”, dijo. Por su parte, Sánchez Barcoj pidió a Murillo autorización para formular querella por injurias y calumnias contra Verdú.

Comentarios