miércoles 2/12/20

Alcoa se niega a reunirse con un comité que pide seis meses de prórroga

La empresa asegura que es “inviable alcanzar una solución” y acusa a los trabajadores de violentos
Trabajadores de la planta de San Cibrao protestan durante la reunión | ELISEO TRIGO (EFE)
Trabajadores de la planta de San Cibrao protestan durante la reunión | ELISEO TRIGO (EFE)

La reunión entre representantes de Alcoa España y el comité de empresa de la fábrica que la multinacional tiene en San Cibrao (Lugo) no se celebró ayer porque la dirección de la compañía ha sentido “intimidación y violencia” por parte de los trabajadores que se concentraron por la mañana en las puertas del lugar acordado para la negociación.

En concreto, la siderúrgica, que denunció los hechos, alega que varios empleados de la planta de aluminio, afectados por el proceso de despido colectivo que plantea la empresa, se concentraron ante la llegada de los directivos de la compañía estadounidense, y alguno de ellos incluso habría lanzado huevos al vehículo en el que iban. Según la versión de Alcoa, era “un importante grupo de personas con monos de trabajo y distintivos de la planta de San Cibrao” que impidieron su acceso “con intimidación y violencia”, “obligando” a dar media vuelta y abandonar el lugar.

Asimismo, sostienen que es “inviable” alcanzar una “solución acordada” en el proceso de consultas del ERE, ya que, “lamentablemente, todas las alternativas propuestas fueron rechazadas por la comisión representativa legal de los trabajadores”.

El comité mantiene que en todo momento las condiciones eran seguras y que los miembros de la dirección de Alcoa España se están comportando como “buitres” y “haciéndose las víctimas”. El presidente del comité, José Antonio Zan, dijo a los medios de comunicación que “hasta la Policía Nacional ha podido corroborar que no había ningún problema para que entraran”.

“Ayer plantaron a una ministra y hoy –por ayer– han buscado la mínima excusa para no sentarse”, lamentó Zan, en referencia a la reunión telemática convocada por la titular de Industria, Reyes Maroto, a la que asistieron representantes de la Xunta y los sindicatos UGT, CCOO y CIG, pero nadie de Alcoa.

El encuentro de ayer estaba convocado en principio para proceder a la firma de las actas de la reunión del último día de negociación del ERE, pero desde el comité aseguraron que volverían a poner encima de la mesa la propuesta de una prórroga de seis meses para facilitar la venta de la factoría a la empresa británica Liberty House Group, perteneciente al conglomerado internacional Alliance GFC. l

Comentarios