viernes 4/12/20

Una segunda semana todavía más montañosa que la primera

El ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos) defenderá la roja en cuatro finales en alto, con el demoledor L’Angliru como punto final de la jornada del domingo
Carapaz (i) se hizo con el liderato en la etapa del pasado domingo, con final en la estación de esquí de Formigal  | Kiko Huesca
Carapaz (i) se hizo con el liderato en la etapa del pasado domingo, con final en la estación de esquí de Formigal | Kiko Huesca

La segunda semana que inicia hoy la Vuelta 2020 tras su primer día de descanso en Vitoria será aún más montañosa que la primera, con cuatro etapas en las que los líderes tendrán que exigirse todavía más que en una primera en la que también en cuatro jornadas tuvieron que tomar la responsabilidad cuesta arriba. 

Pero los finales en alto que de los seis próximos días son manifiestamente más exigentes que los de la anterior, especialmente Moncalvillo, La Farrapona y L’Angliru.  Este último, tras la suspensión de la subida al Tourmalet, queda como puerto estrella de la 75ª edición de la ronda española. 

Arranca esta segunda semana con una jornada por tierras alavesas y vizcainas, con dos subidas a unos de los puertos clásicos del ciclismo vasco: Orduña, un 1ª de 7,8 kms al 7,7% de desnivel y tramos de hasta el 14%, que se escalará dos veces. 

Inédito y muy duro
Mañana, otra ascensión de entidad, esta como final de una etapa de 164 kms que arranca en Logroño. El inédito Moncalvillo, con unos durísimos 8.300 metros finales al 9,2% y rampas de hasta el 15%. 

Dos jornadas en principio de respiro por Burgos y Palencia, la primera, y Cantabria, la segunda, servirán de enlace con las grandes citas asturianas del fin de semana. El sábado, La Farrapona pondrá fin a un día de temer con tres puertos mñas de 1ª en 170 kms: Colladona, Cobertoria y San Lorenzo. 

Y el domingo llega L’Angliru. Palabras mayores con sus 12,5 kms al 10% de media y los últimos 7,5 terribles casi siempre por encima del 14% y rampas de hasta el 23,5% en su tramo más duro, la Cueña les Cabres. 

Después de la tempestad pirenaica, llegó la calma en Vitoria, aunque con el obligado paso por las pruebas PCR para evitar que la Covid-19 estropee la fiesta. 

La Vuelta iniciará la segunda semana con la emoción garantizada. En la semana de la Farrapona y del Angliru, cinco corredores llegan apretados en un minuto, con Richard Carapaz al frente. 

Después del dominio de Primoz Roglic, líder desde el inicio hasta el pasado domingo en Formigal, los hechos ponen al ecuatoriano como candidato Nº1 a la roja. Nada es definitivo, queda un mundo, muchas cimas por coronar, pero su evolución invita a ello. 

El duelo natural debería ser entre Carapaz y Roglic, pero el esloveno ha sembrado dudas respecto a su consistencia como líder. En el Tour arruinó el maillot amarillo en la última crono ante Tadej Pogacar, ahora en la Vuelta un error que atribuye a “problemas con el chubasquero” le costó la roja y el desalojo incluso del podio. 

Entre medias se ha colado como inesperado invitado entre los ‘gallos’ Hugh Carthy. Formado en el Caja Rural, habla español, y dijo bien claro que no se pone límites. 

Ambicioso Movistar
Dentro del sector del minuto aparecen Dan Martin, Roglic y Enric Mas. El mallorquín quiere podio, y tal vez algo más. Su equipo está mostrando mucha ambición en esta Vuelta. Otros tres españoles aparecen en el top-10 de la general. Marc Soler, que está mostrando su mejor versión; David de la Cruz  y el cuarentón de oro Alejandro Valverde. 

Todo por decidir en la Vuelta que vive cada minuto pendiente de un virus que día a  día mantiene en vilo a la carrera, al país y al mundo entero. De momento no hay dudas sobre la intención de llegar hasta Madrid, y esa es la idea de la organización. 

De momento, la Vuelta entra en una semana fantástica marcada por la montaña.

Comentarios