viernes 4/12/20

La ‘Ponfe’, del liderato tras el confinamiento, a los problemas

Ha sufrido una radical y peligrosa transformación en la nueva etapa
Imagen del partido de Riazor donde cayó el equipo berciano en una especie de punto de inflexión | patricia g. fraga
Imagen del partido de Riazor donde cayó el equipo berciano en una especie de punto de inflexión | patricia g. fraga

La Ponferradina ha sufrido una radical y peligrosa transformación en la nueva etapa postconfinamiento, ya que el equipo ha pasado de ser el líder en esta minitemporada de once jornadas a derrumbarse con seis partidos sin ganar -cinco derrotas consecutivas-, al borde del descenso. 

El conjunto de Jon Pérez Bolo retomó LaLiga SmartBank con la intensidad que había requerido previamente el técnico, sumando un empate sin goles en Oviedo y dos victorias, ante el Elche en El Toralín (2-1), después de remontar el marcador y con el mismo resultado en Miranda de Ebro (1-2). 

El triunfo en Anduva, donde la Deportiva nunca había ganado, inició el declive, que tuvo un primer episodio mitigado en la visita del colista y casi deshauciado Racing de Santander, que ya se adelantó en el marcador en terreno blanquiazul, para acabar empatando (1-1). 

Ese fue el último punto conquistado por los de Pérez Bolo porque después llegó quizá el momento de inflexión negativa con la dolorosa derrota en Riazor (2-1), encajando los dos tantos gallegos en el tiempo de prolongación y desde ese encuentro el equipo ya no volvió a ver portería. 

Primero sumó dos derrotas por el mismo resultado, 0-3 y 3-0 ante el CF Fuenlabrada y UD Las Palmas y repitió dígitos en los dos compromisos posteriores ante CD Lugo (0-1) y en Los Pajaritos frente al CD Numancia (1-0), en estos dos últimos casos en las postrimerías de ambos encuentros y en minutos muy similares, sin mostrar además capacidad de reacción. 

Lo peor
Lo peor para los leoneses no ha sido el dilapidar la cómoda ventaja de que disponían con las plazas de descenso que incluso les hizo mirar con ambición hacia objetivos inesperados para un recién ascendido, sino que ha perdido el average particular ante rivales directos como Lugo y Numancia. 

La única buena noticia es que la Ponferradina sigue dependiendo de sí misma. 

Teniendo en cuenta el durísimo calendario que le espera a la Deportiva, recibiendo el viernes al Almería, que se ha colocado a tan solo un punto del Huesca y del ascenso directo, y terminar en La Romareda ante el Real Zaragoza, cuarto a uno y dos puntos respectivamente de almerienses y sus vecinos, el panorama es muy preocupante. 

Desde la decimocuarta posición que ocupa el Real Oviedo con unos tranquilizadores, dadas las circunstancias, 50 puntos, hasta la vigésima del Albacete Balompié con 46, hay siete equipos para las dos últimas plazas de descenso a Segunda.

Comentarios