domingo 22.09.2019

Nadie dijo que fuese fácil

Baño de realidad para el Depor Abanca, superado y goleado por el potente Granadilla Tenerife en 
la primera media hora de juego cuando falta un mes para su esperado debut en Primera Iberdrola
El Granadilla levanta la séptima edición del Trofeo Teresa Herrera femenino | patricia 	g. fraga
El Granadilla levanta la séptima edición del Trofeo Teresa Herrera femenino | patricia g. fraga

La clasificación está para algo. Y el cuarto puesto del Granadilla las dos últimas temporadas en Liga Iberdrola no es casualidad. El equipo tinerfeño le dio al Depor Abanca un baño de realidad. Solo necesitó 25 minutos para superar y golear al cuadro blanquiazul. El escenario –un Riazor vacío, como siempre que juegan las chicas– y los nervios pasaron factura. No es excusa. Enfrente estaba un rival que no perdona, con varias internacionales en el once inicial y que está varios peldaños por encima.

Brillaron la veterana María José, delantera de 34 años que necesita muy poco para hacer gol; la marfileña Koko, rápida y habilidosa en el carril derecho; y la camerunesa Rayssa, un auténtico pulmón en la medular. No pasaban ni cinco minutos cuando se adelantó el Granadilla por mediación de María José. La delantera remató en el primer palo un centro de Koko tras una pérdida de Patri Díaz en zona de peligro.

Al Depor, con Teresa en el banquillo, le duraba muy poco el balón y sufría sin él. Tiene mucho trabajo por delante el técnico Manu Sánchez para transformar un equipo acostumbrado a dominar cada partido en otro más contenido y capaz de sobreponerse a los momentos de apuro.

El segundo de las visitantes llegó en una jugada a balón parado mal defendida. Otra vez María José, totalmente sola, remató de cabeza en el área pequeña ante la pasividad de su marcadora (Gaby). El tercero, poco después, fue obra de Rayssa con un potente pero centrado disparo desde fuera del área ante el que Sullastres quizá pudo haber hecho algo más. En 25 minutos el Depor se dio de golpe con la realidad de la Liga Iberdrola.

Si algo tiene la plantilla blanquiazul es orgullo y talento, orgullo para levantarse y talento para dominar un partido ante uno de los gallos de la máxima categoría. Entraron en juego Athenea, de lo mejor en la primera mitad por su chispa y descaro en el debut con la camiseta blanquiazul tras el culebrón de su fichaje, y Merino, una jugadora que por su experiencia y entendimiento del juego debe cargarse el equipo a sus espaldas. Fue precisamente Merino la que activó definitivamente al Depor y a su afición con un golazo. La centrocampista cazó un rechace bombeado y clavó en la red una volea impresionante.

Creció el Depor con la entrada de Teresa, pero cuando mejor estaba jugando reapareció el Granadilla para sentenciar el partido y llevarse el trofeo para Tenerife. Tata, de vaselina tras una mala salida de Misa –no fue el día de las porteras– y Silvia Doblado, con un disparo imparable que pegó en el poste antes de entrar, firmaron la manita. Queda mucho trabajo por delante. Nadie dijo que fuese fácil.

Comentarios