Miguel Llorente: "Haría lo mismo una y mil veces; no hay ninguna sanción sobre mí"

Miguel Llorente, entrenador del Deportivo Abanca, durante la rueda de prensa en Abegondo. | Foto: RCD

Miguel Llorente compareció en rueda de prensa después del anuncio de su restitución como entrenador del Deportivo Abanca para explicar su versión de los hechos tras la investigación abierta por parte del club coruñés sobre unos supuestos hechos relacionados estrictamente con el ámbito deportivo que podían atentar contra la ética. El técnico madrileño se encargó destacar su vuelta a la dinámica de trabajo sin ninguna sanción tras la finalización de la investigación sin ningún comportamiento irregular ni sancionable que atentase contra el Código Ético y también reconoció los duros momentos que ha vivido en estas dos últimas semanas.

En primer lugar, el míster comenzó la rueda de prensa explicando una cronología de hechos en la que relató cómo la renuncia de Ana González, que dimitió de su cargo como segunda entrenadora, originó la investigación a raíz de una carta entregada a las jugadoras y un correo electrónico anónimo dirigido al Compliance del club. En segundo lugar, hizo una puntualicación sobre cinco puntos diferentes (desde una ronda de agradecimientos hasta una reflexión sobre el entorno) y finalizó la rueda de prensa respondiendo una larga serie de preguntas sobre lo sucedido en las dos últimas semanas.

Cronología de los hechos explicada por Miguel Llorente: “El viernes 18 de marzo me viene Ana González y me transmite que quiere dejar el equipo por un tema de presión y de que no se sentía cómoda. Yo le digo que se tome dos días de descanso porque sé que la situación, después de seis partidos sin ganar, no era cómoda. Ese mismo día tengo una reunión con el club para hablar sobre si podíamos hacer algo para mejorar los resultados y en esa reunión el club me notifica que Ana ha decidido dejar el cargo. Más tarde, ese mismo día, las jugadoras ya tienen en su mano una carta que les ha dado Ana González y yo no sé qué tiene ni qué pone esa carta. Al día siguiente llega un mail al departamento de Código Ético del club que entendemos que es muy similar a esa carta. Es un mail anónimo. A raíz de eso, el club me aparta porque es el protocolo del Compliance y se abre una investigación preguntando a 25-26 personas, ahora no lo recuerdo, sobre actuaciones o conductas que podría haber tenido yo. Eso es lo que ha pasado durante 8-10 días y se ha resuelto que yo no he cometido ningún acto irregular que atente contra nadie. Yo siempre he estado tranquilo pero he considerado oportuno dar tiempo al tiempo".


Agradecimientos de Miguel Llorente: “Quiero dar las gracias a mi gente cercana. Sabía que iban a estar ahí pero lo he comprobado. Y también al club porque se ha comportado muy bien, desde el sentido común, y vuelvo a repetir que eso no suele pasar. Me ha vuelvo a sorprender en ese sentido. Y quiero dar las gracias a mi ‘staff’: Carlos, Miguel, Suso y Fran, que ahora está en China. Me han escrito durante estos días y encontrar gente fiel y honesta no tiene precio”.


Mensaje de empatía hacia las jugadoras: “Hay que hacer un acto de empatía con las jugadoras. Entiendo que ellas han leído una carta y entiendo perfectamente su reacción. Si llega una persona diciendo según qué cosas de mí, entiendo que se enfadasen y entiendo su situación”.


Autocrítica: “Si me gusta el liderazgo y gestionar grupos y sucede esto, desde luego que hay algo que tengo que mejorar porque hay algo que estoy haciendo mal. Yo le tiendo la mano a Ana González porque quiero aprender. No sé por qué lo ha hecho pero yo quiero seguir formándome e intentando ser cada vez mejor persona”.


Sorpresa ante la decisión de Ana: “Ana ha sido un miembro de nuestro ‘staff’ y desde el primero al último esto nos pilla por sorpresa porque no nos dijo que se sintiera mal. Nos ha pillado por sorpresa a jugadoras, a mí y a sus compañeros. Desconocemos cuáles han sido sus motivos. Tú puedes estar descontento en tu trabajo pero el modus operandi, bajo mi punto de vista, me parece desmedido y desmesurado”.


Yo no me merezco esto, ni yo ni nadie 


Reflexión tras los mensajes recibidos: “Quiero hacer una reflexión para la sociedad y para quien lo considere sobre cómo se puede hacer tanto daño a las personas. Yo he pasado dos semanas muy malas y muy complicadas porque sé que he hecho las cosas como tengo que hacerlas. Salvo ese punto de autocrítica que mencionaba, yo no me merezco esto. Ni yo ni nadie. He recibido mensajes de amenazas de muerte por Instagram y un mail anónimo donde se me acusa de maltratador psicológico y acosador laboral. Se me acusa de cosas muy feas y muy duras que la gente que me conoce sabe que ni por asomo me acerco a eso. Me he visto envuelto en titulares en redes sociales sobre escándalo sexual a pesar de que el club fue el primero en aclarar que no era así ni tampoco un tema violento. Así que quiero hacer una reflexión para todos y preguntar qué necesidad tenemos de lapidar a una persona que no sabemos exactamente qué es lo que ha hecho. Sin ningún tipo de información ni pruebas intentamos hundirle lo más hondo que se pueda. No puede ser que haya leído según qué titulares y comentarios y no puede ser que reciba amenazas de muerte por mensajes de Instagram. Todos nos equivocamos y todos podemos mejorar. Esto es una aprendizaje y ya dije que yo siempre veo el vaso medio lleno. Soy una persona fuerte pero hay que tener cuidado porque no todo el mundo es así y podemos destrozar una vida laboral y, lo más importante, una vida personal. Es un aprendizaje para todos”.


¿Qué investigó el club?: “Por protocolo, que yo ya lo conocía de mi etapa en el Barça, en el momento que llega un mail anónimo inmediatamente se aparta al entrenador y se investiga. La investigación es por unos hechos que pueden atentar contra el Código Ético. Entiendo que se tenga que investigar porque, en el caso de ser verdad, me parece bien que se ponga esto en marcha y se investigue lo que se tenga que investigar. La investigación es por unos hechos o comentarios que pueden afectar al Código Ético. Entiendo que son unos comentarios que podría hacer el  ‘staff’ dentro del círculo más íntimo, por así decirlo, pero es que no quiero entrar en detalles porque no quiero darle fuerza a algo que no se sostiene. Y no me quiero enfadar porque se me ha acusado de maltratador psicológico y acosador laboral. No quiero entrar en eso porque me enfado de verdad. No nos lo merecemos. Haría lo mismo una y mil veces, siempre con ese punto de autocrítica que dije antes. Y lo importante es que he vuelto sin ningún tipo de sanción. Esa debería ser la noticia. Se ha podido demostrar eso después de preguntar a 26 personas y 15 de ellas jugadoras. No digo más porque me enfado y me emociona”.


Se me ha acusado de maltratador psicológico y acosador laboral


La visión de Miguel Llorente sobre la amonestación verbal que el club dijo que había recibido: “Una amonestación es una sanción y yo no tengo ninguna sanción. Yo no he atacado al Código Ético. He vuelto a entrenar y eso es lo importante. El comunicado pone algo de tensión competitiva y todos sabemos que tensión se vive en el deporte. Entiendo que se refiere a que si puede decir ‘por favor’, mejor que ‘hostia’, pero lo importante es que no hay ninguna sanción. Una amonestación es una sanción y no hay ninguna sanción sobre mí”.


Relación con la plantilla tras lo sucedido: “Las sensaciones son buenas. Le he dicho al club que nos han sobrado dos semanas. Entiendo que en esta situación hay que apartar al entrenador para investigar, pero yo estoy seguro que si al día siguiente hubiese hablado con ellas, habrían entendido la situación porque es una situación que no se sostiene por ningún lado. Vuelvo a repetir que entiendo a las jugadoras y entiendo su enfado y posiblemente yo habría hecho lo mismo, pero estoy seguro que ellas al día siguiente, después de haber descansado, habrían entendido mi situación porque cuando dices la verdad, no hay otro camino. Puede tardar más o menos, pero la comunicación cara a cara eso no falla. Sabía que en el momento que hablase con ellas, lo iban a entender”.


¿Cómo mejorar y adelantarse a este tipo de situaciones?: “Si estoy al mando de un equipo, no solo de jugadoras, sino también de un ‘staff’, y una persona está descontenta, tengo que hacer autocrítica pese a no haber notada nada. Tengo que ir un punto más allá y tratar de darme cuenta antes de que existe ese descontento y abordarlo antes. Aun así, el modus operandi normal es que si alguien se siente mal, te lo hace saber a ti o a tu jefe. Lo que no pasa nunca es que tengas durante seis meses una relación normal y cordial y de repente estalle todo y se atente contra mí, contra compañeros y contra el club. Todo en un día”.

Tú en una carta puedes poner lo que te dé la gana


Pérdida del control de la plantilla: “El momento en el que dices que pierdo el control es el momento en el que llega esa carta y ellas deciden dar credibilidad a esa carta. Entiendo que la carta está hecha para que las jugadoras se amotinen y en ese momento es cuando pierdo el control del equipo. Pero el quid de la cuestión es que se ha demostrado que no he cometido ninguna falta grave ni leve. Tú en una carta puedes poner lo que te dé la gana y en un mail ni te cuento. Claro que con una carta se puede poner una plantilla en contra de alguien. Tú también serías capaz de poner en contra a 17 personas (dirigiéndose al periodista que le hizo la pregunta) y además yo no me puedo defender porque no sé qué pone esa carta. El principal sorprendido soy yo”.


Posibles acciones legales: “Le he dado muchas vueltas. Estoy muy tranquilo con lo que he hecho hasta ahora. Sé que no he hecho nada mal. A cada uno la vida le pone en su sitio y no voy a emprender acciones legales, al menos de momento, porque no guardo rencor ni ganas de venganza”.


Tirar la toalla: “Jamas me lo he planteado. Lo que he vivido es totalmente ajeno a mí. Lo que se me achaca, yo no lo he dicho. Así que me he dedicado a pasear por la Torre de Hércules y descansar hasta que todo volviese a la normalidad. No puedo plantearme dimitir porque vine con la ilusión intacta para luchar por un objetivo y sigo igual o mejor. Estaba deseando volver”. 

Miguel Llorente: "Haría lo mismo una y mil veces; no hay ninguna sanción sobre mí"

Te puede interesar