El medio cambia de tercio

De Vicente y Juergen, además de Josep Calavera, son los jugadores de la parcela ancha que no siguen; sí se quedan Diego Villares y Álex Bergantiños | javier alborés

El Deportivo cambia profundamente de piel en la línea medular. De los pivotes que estuvieron la temporada pasada a las órdenes de Borja Jiménez solo quedan los dos gallegos: el capitán, Álex Bergantiños, y el vilalbés Diego Villares, que en el curso 2021-22 tuvo protagonismo también en el lateral derecho por las contingencias que se presentaron en el camino de los blanquiazules.
 

El resto de jugadores que les acompañaron en esa línea de destrucción y creación se han ido del equipo. 
 

Los dos echarán de menos, principalmente, al colombiano Juergen Elitim. El jugador suramericano optó por cambiar de aires y seguir su carrera donde el Deportivo no ha podido estar, en el fútbol profesional. La secretaría técnica hizo todo lo posible por retenerle, le ofreció numerosas alternativas para quedarse una temporada más con el objetivo del ascenso, pero, aunque estaba a gusto en A Coruña, su única intención era dar el salto y regresar a Segunda División, donde ya había tenido protagonismo con la Ponferradina. Y de esa categoría, el que le incorporó es quien arrebató al Deportivo el ascenso directo, el Racing de Santander.
 

La diferencia entre Juergen y los otros que no siguen en plantilla es que el colombiano era una prioridad para el Deportivo, para quedarse en la plantilla de Borja Jiménez. Sus pases de gol y las acciones de estrategia eran su principal aportación y ahora tendrá que encontrar otro jugador que cumpla en esos apartados. 
 

Josep Calavera forma parte de esa lista de jugadores que no forman parte de la plantilla, a la que llegó en calidad de cedido por una temporada por parte del Atlético de Madrid con “opciones futuras”, según explicaba el Deportivo cuando presentó el acuerdo para la incorporación del mediocentro.
 

El catalán se formó en las categorías inferiores del Gimnàstic de Tarragona y después siguió en el Barcelona, el Lleida y el Castellón antes de incorporarse a las filas rojiblancas. 
 

Su protagonismo fue escaso, principalmente en el primer tramo de campeonato (solo participó en uno de los primeros 9 partidos). Llegó a enero con 48 minutos de Liga en sus piernas y después tuvo más presencia. Entre Primera RFEF, Copa del Rey y el playoff de ascenso disputó 16 encuentros, seis como titular.   
 

Jugó algo más Rafa de Vicente, que llegó con unas expectativas de participación y rendimiento mucho mayores tras haber capitaneado al UCAM Murcia. Entre Liga, promoción y Copa, tuvo 25 partidos, entre ellos, el de la final contra el Albacete, en el que sustituyó a Mario Soriano. 
 

Por ahora, para la medular, la única cara nueva que presenta el Deportivo es Roberto Olabe, que se ha comprometido por dos temporadas tras haber concluido su etapa en el Alcorcón, con el que disputó los últimos meses de la temporada pasada.

El medio cambia de tercio

Te puede interesar