miércoles 12/8/20

Mazazo en Navalcarnero

Un estrambótico gol de Ónega cuando no se había cumplido ni un cuarto de hora de partido provocó la eliminación del Fabril en la fase de ascenso a Segunda División. El Navalcarnero, que salió vivo de Riazor gracias a un gol de falta de Berodia, tampoco fue superior al Fabril en su temido terreno de juego, pero le acompañó la dosis de fortuna necesaria para plantarse en la final.

Jarro de agua fría para el Fabril antes de que se cumpliese el minuto 15	dxt
Jarro de agua fría para el Fabril antes de que se cumpliese el minuto 15 dxt



Un estrambótico gol de Ónega cuando no se había cumplido ni un cuarto de hora de partido provocó la eliminación del Fabril en la fase de ascenso a Segunda División. El Navalcarnero, que salió vivo de Riazor gracias a un gol de falta de Berodia, tampoco fue superior al Fabril en su temido terreno de juego, pero le acompañó la dosis de fortuna necesaria para plantarse en la final.
Manuel Mosquera calcó, a excepción de la entrada de Sam Piette, el once inicial que sacó en la ida. El mediocentro canadiense no jugó en Riazor porque estaba concentrado con su selección y, pese a que Santi Taboada cuajó un partidazo contra el Navalcarnero en la ida, el míster apostó por la fortaleza física de Piette.
El choque no pudo empezar peor para los intereses del filial blanquiazul ya que no le duró ni un cuarto de hora la ventaja que había adquirido en la ida. De un saque de banda aparentemente inofensivo nació la acción del único gol de la tarde en el Mariano González. El balón, colgado al área, no fue despejado ni rematado con acierto, pero acabó impactando en el palo para que, finalmente, Ónega lo empujase al fondo de las mallas. El gol sentó como un jarro de agua fría para un Fabril, que, con el paso de los minutos y pese a que el campo no era el propicio, fue capaz de asumir el mando a través de la posesión de balón encerrando al Navalcarnero en su parcela de campo.

OTERO, FALLÓN
El Fabril no consiguió clasificarse para la final de la fase de ascenso, en buena medida, por su falta de acierto de cara a gol. Si en la ida fue Róber el que falló las mejores ocasiones del filial, en la vuelta, el que no tuvo su tarde fue el colombiano Juan Ferney Otero. También Óscar disfrutó de buena ocasión. El lateral izquierdo Lucas también lo intentó pero su remate salió cruzado. Para el último cuarto de hora, Mosquera metió a Borja Domingo por Piette, pero ni así. Fue imposible, un mazazo.

Comentarios