Mackay empieza a hacer portería y el cuerpo técnico mima a Trilli

El guardameta coruñés, con el entrenador de porteros durante la sesión de ayer | i.z.

Ian Mackay y Trilli son dos de los nombres sobre los que está puesta la atención del deportivismo de cara a la visita del Racing de Ferrol a Riazor el próximo sábado.

Ambos futbolistas se perdieron el último encuentro de la escuadra blanquiazul, contra el San Sebastián de los Reyes. En el caso del guardameta, su baja fue por un esguince de tobillo, dolencia que le impidió entrar en la convocatoria para el duelo en el Nuevo Matapiñonera y que deja en el aire su participación para el derbi.

El lateral derecho, por su parte, sí viajó a Madrid el pasado fin de semana, pero el técnico blanquiazul, Borja Jiménez, que en la previa del choque con el Sanse había reconocido que el joven canterano llegaba justo físicamente y con molestias, finalmente prefirió no darle minutos ante el conjunto sansero.


Evolución

El guardameta se ejercitó con el readaptador y con el entrenador de porteros 



La carga de encuentros ha pasado factura al joven futbolista, que ha sido titular en seis de los ocho partidos de liga que ha disputado el Deportivo en 2022.

Trilli se ejercitó con sus compañeros el martes, durante el primer entrenamiento de la semana. Sin embargo, ayer hizo trabajo individualizado por unas molestias en el tobillo, según indicó el club.

El pasado domingo, Diego Villares ocupó el lateral derecho, ante la ausencia de un futbolista específico para esa demarcación, con la no participación de Trilli y Víctor García. El valenciano sigue sin avanzar demasiado en su recuperación y ayer acumuló un día más fuera de la dinámica de grupo.

Ante una nueva posible baja de Víctor este sábado, es normal que el cuerpo técnico trate de cuidar a Trilli para que el canterano pueda llegar al duelo con el Racing de Ferrol.



Mackay, sonriente


Quien parece que sí evoluciona en su recuperación es Ian Mackay, quien, a pesar de que ayer volvió a realizar trabajo individualizado, empezó a hacer tareas en la portería.

Tras unos minutos de trote, el guardameta se ejercitó con el readaptador deportivo para, posteriormente, entrenarse tanto con el readaptador como con el entrenador de porteros.

El meta no perdió la sonrisa en ningún momento y tanto su actitud, como los gestos y las bromas invitan a ser optimistas de cara al sábado. 

Mackay empieza a hacer portería y el cuerpo técnico mima a Trilli

Te puede interesar